La escudería de fórmula 1 Super Aguri presento ayer en el circuito de Melbourne su nuevo monoplaza, el SA07, y lo hizo convencida de su total legalidad, algo de lo que no están tan seguros los equipos Williams y Spyker, que lo consideran una simple evolución del Honda RA106 del año pasado.

«Sabemos lo que hemos hecho y lo que estamos haciendo y estamos convencidos de que es completamente legal. Lo más importante es que nosotros queremos respetar las reglas; no queremos hacer trampas», declaró Daniel Audetto, director del equipo. «Es muy difícil encontrar patrocinadores. Pero lo es más cuando en los periódicos se pueden leer declaraciones en las que se duda de tu legalidad y se afirma que no tienes derecho a competir», señaló Audetto. Los pilotos de Super Aguri serán Anthony Davidson y Takuma Sato.