El propietario de los Yankees, George Steinbrenner, adoptó la polémica decisión de prohibir cualquier tipo de movimiento durante la interpretación del 'God Bless America', el himno de Estados Unidos.

Una norma sagrada que se saltó Bradford Campeau-Laurion, una seguidora de béisbol que acudió al mítico Yankee Stadium para presenciar el partido de su equipo.

La aficionada, de 29 años, fue expulsada brutalmente por moverse de su sitio durante la interpretación del himno americano.