Mario Aerts
El ciclista belga Mario Aerts posa con los colores del equipo Predictor-Lotto (PHOTO NEWS). PHOTO NEWS

Con la victoria del italiano Paolo Bettini en el Mundial de Stuttgart y los triunfos de Danilo di Luca en el Giro de Italia, Alberto Contador en el Tour y Denis Menchov en la Vuelta a España, las grandes citas de la temporada echan el cierre hasta el 2008, aunque el calendario prosigue con las últimas carreras.

Más allá de escándalos de dopaje, polémicas divisionistas en el mundo del ciclismo y divisiones de parecer acerca de este deporte, estos cuatro acontecimientos ciclistas han tenido un nexo común exclusivamente deportivo: la presencia del belga Mario Aerts (Predictor-Lotto) en todos ellos.

Y es que Aerts (Herentals, 1974) se ha convertido en el primer corredor belga que completa el Triple Club: disputar y finalizar en la misma temporada el Giro, el Tour y la Vuelta. Un reto que este año ha tenido 10.280,3 kilómetros por delante en los 63 días, en total, de carrera en el Giro, el Tour y la Vuelta.

Además, el belga ha completado 101 días de competición esta campaña, 80 de ellos en pruebas incluidas dentro del ProTour . Uno de los ciclistas que más competirá en 2007.

El ciclista del Predictor-Lotto, buen escalador pero con pocas victorias en su palmarés, finalizó en la 20º posición en la general final del Giro, el 70º en el Tour y el 28º en la Vuelta. No brilló especialmente en ninguna, aunque buscó diversas fugas.

Su mérito, sin embargo, está en superar la enorme exigencia física y mental de una prueba de tres semanas por partida triple. Nueve semanas al máximo nivel.

Lejarreta, el récord

Sin embargo, el hombre que mantiene el récord entre los veinticinco ciclistas que han sido capaces de completar el Triple Club (el primero fue Gemiani en 1955; el último, Carlos Sastre el pasado año) es Marino Lejarreta.

El Junco de Bérriz completó las tres grandes en cuatro años, tres de ellos consecutivos: 1987, 1989, 1990 y 1991. Algo impensable en los tiempos actuales de la planificación total y la búsqueda de picos de forma.

"Estar en las tres a un nivel alto e intentar disputar una de ellas al cien por cien es complicado", apunta Carlos Sastre, que este año no quiso plantearse repetir la experiencia.

En esos cuatro años, y sólo entre las tres grandes, el ya retirado Lejarreta sumó 43.935 kilómetros repartidos en los 12.067 de 1987, los 10.359 de 1989, los 10.665 de 1990 y los 10.844 de 1991. Madrid y Tokio (Japón) están separadas, aproximadamente, por 12.598 km. Una referencia de la kilometrada que el ex corredor sumó en sus años como profesional.

La exigencia de la Triple Corona

En 1955, el francés Raphael Gemiani, el español Bernando Ruiz y el francés Louis Caput eran los tres primeros ciclistas que disputaban las tres grandes. Ese año, tras cinco de ausencia en el calendario, la Vuelta a España volvió a organizarse gracias al periódico El Correo Español de Bilbao y posibilitó esta circunstancia.

Gemiani hizo una gran exhibición: tercero en la Vuelta, cuarto en el Giro y sexto en el Tour. Sólo el italiano Gastone Nencini logró vencer una grande mientras completaba el Triple Club: fue en 1957, cuando ganó el Giro de Italia.

En la década de los 60 no hubo ciclistas que completaran las tres grandes, pero en 1991 hubo hasta siete corredores que se aventuraron. De los 25 "finalistas" once son españoles y ocho, italianos. Entre los españoles, mucha calidad: Bernardo Ruiz, Federico Martín Bahamontes, José Luis Uribezubia, José Manuel Fuente, el citado Lejarreta, Javier Lukin, Eduardo Chozas, Iñaki Gastón, Alberto Leanizbarrutia, Jon Odriozola y Carlos Sastre.

Bernardo Ruiz y Eduardo Chozas, además, completaron en dos ocasiones esta reto tan especial que, para muchos, es la última frontera del ciclismo.