Un equipo de la NHL recurre al encargado de pulir el hielo como portero y este se gana una ovación de sus compañeros

  • Ocurrió en el duelo entre los Toronto Maple Leafs y los Carolina Hurricanes.
Los jugadores de los Hurricanes felicitan a su improvisado compañero
Los jugadores de los Hurricanes felicitan a su improvisado compañero
Captura

El partido de la NHL entre los Toronto Maple Leafs y los Carolina Hurricanes disputado en tierras canadienses terminó con un épico triunfo visitante (3-6) y dejó una anécdota increíble: los Hurricanes tuvieron que fichar de urgencia al encargado de pulir el hielo de la pista canadiense para que se pusiera como portero.

Esto ocurrió por la lesión de los dos porteros del equipo norteamericano, que no contaban con otro recambio en el banquillo. El equipo de Carolina se amparó en una regla que le permite incorporar a un portero de guardia que el club local debe tener en el pabellón y que puede actuar para cualquiera de los dos equipos.

Se trata de David Ayres, un hombre de 42 años cuyo trabajo es conducir la máquina de pulir el hielo de la pista canadiense... y también es el portero de emergencia de los Maple Leafs, con quien tiene un contrato de 500 dólares por varias horas. 

Por las redes sociales llegó a circular el contrato que Ayres tuvo que firmar de forma apresurada durante el partido y que le reporta 500 dólares por unas horas de servicio.

Ayres  suele entrenarse con los Toronto Marlies, un club convenido con los Maple Leafs, con el que también coge el stick en algunos entrenamientos, pero esta vez le tocó salir ante un pabellón abarrotado... defendiendo al 'rival'. 

El improvisado protagonista jugó con el casco de los Marlies, ya que no había uno de los Hurricanes de su medida, y dejó una gran actuación desde que entró en el segundo de los tres periodos del partido.

Ayres paró ocho de los 10 lanzamientos con los que le pusieron a prueba y fue clave para que Carolina consolidara la ventaja de 3-1 que mostraba en el marcador para que terminara ganando 6-3.

La gran actuación le valió el sentido reconocimiento de sus nuevos compañeros, ya que le esperaron a la entrada del vestuario para celebrar la victoria junto a él y felicitarle. 

Además, el entrenador dejó un emotivo discurso que terminó pidiendo una ovación para Ayres.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento