¡Al fin!

A partir de ahora, anunciar que un semáforo se ha caído, que un contenedor de reciclaje está a rebosar o que hay un coche abandonado hace un año en nuestra calle, ya no nos costará dinero. Llamar al 900226226 es gratis, no nos sale a precio de 010, que cuesta 0,55 más IVA cada tres minutos o fracción, es decir, 20 duros la llamada, casi lo mismo que un 806. Desde el año 92, el Ayuntamiento no tenía un teléfono gratuito, y ahora es el único, además de un servicio de recogida de basura reciclable para comercios y restaurantes.

El alcalde Clos, siempre ocupado en cosas más importantes, no tenía ni idea de que el 010 era de pago, se lo dijo un servidor de ustedes, y al enterarse, además de dudar de mis palabras dijo que lo resolvería en breve. La brevedad del alcalde se cifra en 3 años y un día, y el teléfono cívico existe no gracias a él sino al regidor Paco Narváez, que tiene claro que son ellos los que están a nuestro servicio y no al revés. ¡Qué le cuesta al Ayuntamiento ofrecer un teléfono gratuito! Si al fin y al cabo los que pagamos somos siempre los mismos.