tqm

Una adolescente española se ha colado en la final del Récord Guiness de escritura de sms que se celebrará en unos días en Nueva York. La chica de marras es toda una virtuosa de las manos. Con la velocidad, dice. No en vano también se llama Leticia. Pero a lo que iba. Que ya son ganas de cronometrar a una panda de frikis para ver quién tarda menos en escribir un sms lleno de faltas. Como todos los Récord Guiness, una pérdida de tiempo. Aunque en esta prueba en concreto mucho, mucho no se pierde. La princesa de los mensajes de texto quedó la primera clasificada en la final de Madrid al enviar un sms de 60 caracteres en 16 segundos. Casi nada.

Supone que, como para todo en esta vida, es fundamental el entrenamiento. Y que para enviar tantos mensajes se ha de tener juventud, destinatario, algo que decir y, desde luego,  mucha urgencia. Y ella hace tanto que no desenfunda el móvil para enviar un sms con desespero…

Se calcula que cada 90 segundos se envían un millón de mensajes de texto en todo el mundo. Tratando de lidiar con el estrés, la mayoría de esos sms sólo nos informan de que hoy llego tarde o no voy a comer. Y ella no puede dejar de preguntarse cuántos de esos millones eran prescindibles y cuántos te echo de menos se quedaron en el buzón de salida

Quizá si recuperamos parte de aquella bendita urgencia podríamos perder un minuto de este viernes y enviar un tqm a quien de verdad se lo merece. Quién sabe si al llegar a casa, aparte de perder alguna que otra caloría, nos arrancan una sonrisa. Y hasta la ropa.