Cantinelas

Que nos tienen hasta más arriba del rabo de la boina. Cambian de piel los lobos y, una vez más, se disfrazan de salvapatrias o, equivalente actual, salvaCrisis. Disuelven en su boca la palabra, como un caramelo que chorrea por las comisuras y, convertido en mala baba, enfanga la pechera, ¿verdad, Sr. Cortés? Conocido especialista en economía, a la par que en cultura en general, el diputado del PP por Valladolid impartió doctrina el pasado fin de semana, salpicándonos a todos con los gargajos de su siempre exquisito humor. Las recetas propuestas, también conocidas como medidas para afrontar la desprotección social (que no, por supuesto, la disminución de los altísimos beneficios de los bancos y demás entidades caritativas) iban de la disminución de impuestos a la liberalización de todo lo demás, incluido el despido. Experto en criticar y burlarse de toda persona que se comprometa con un tema o que de la cara por algo, el sr. Diputado volvió a sacarse un do del pecho. Lástima que con esa voz que Dios le ha dado no haya querido dedicarse a la ópera.