Hartos

Hartos de soportar las soflamas y amenazas de quienes representan a ETA. No queremos intermediarios. Es Zapatero quien debe comparecer  en el Parlamento Nacional para aclarar las innumerables dudas que rodean a las negociaciones con los asesinos. De verdad, estamos hartos. Después de más de tres años de conversaciones entre socialistas y batasunos, sólo ambos interlocutores saben qué quiere ETA y a qué se ha comprometido Zapatero. Ha sido necesario un suceso tan despiadado como el intento de quemar a dos policías para que, por fin, el presidente advierta de que con violencia nada de nada. Palabras más acertadas que las de la pasada semana, cuando declaraba que decisiones judiciales como la condena al sanguinario De Juana Chao, obstaculizan el proceso de paz. No, por favor. El verdadero obstáculo es el robo de armas, los secuestros, la extorsión y el terrorismo callejero. El presidente Chirac ha manifestado que no piensa modificar ni un ápice la lucha contra ETA. Zapatero debería imitar a su homólogo francés.