El superéxito del domingo

Ante la mala costumbre de las cadenas de soltarnos las películas como el que vacía el cubo de la fregona en la acera, se agradecen espacios como El megahit. A pesar de que sobra el término anglosajón de su nombre, es un ejemplo de que en la tele se pueden hacer cosas buenas, bonitas, baratas y con una jartá de cultura.

El previo a la película del domingo, a veces más interesante que la propia peli, nos da un contexto muy amplio de lo que vamos a ver, con toques de humor y crítica muy acertados y de calidad, oiga. En el panorama televisivo español sólo Antonio Gasset, en el recalcitrante Días de cine, y con ese aire erudito e irónico, se iguala en utilidad y divulgación.

El elemento principal de El megahit, la voz que narra, entre seria y burlona según se tercie, pertenece a Juan Luis Álvarez, que a su vez es el director del programa y quien elabora los guiones; auténtico artífice, pues, de que este pequeño espacio sea uno de los más vistos en nuestra amada cadena autonómica.