¿Llega la sequía de la pandemia? Las plataformas agotan sus reservas de contenido

¿Notas menos bombardeo de novedades en streaming? El impacto del parón de rodajes ya afecta a las plataformas.
Bruja Escarlata y Visión
Bruja Escarlata y Visión
Disney+

A estas alturas del año pasado, cerca de cumplir un mes de estado de alarma, la mayoría estábamos confinados en casa, con salidas restringidas a lo esencial, y pegados a las pantallas sin dejar de pensar en el coronavirus, las UCIs de los hospitales saturadas y las cifras de muertos. Fue un momento de crecimiento tremendo para las plataformas de streaming, que en 2020 cerraron su año de consagración absoluta. 

La oferta de contenidos nuevos y atractivos de plataformas como Netflix, HBO, Movistar+ o Amazon Prime Video crecía cada semana de manera ostensible, como un suministro ininterrumpido de material tomado de un saco aparentemente sin fondo. 

Cuando las cadenas de televisión generalistas se vieron obligadas a reformular sobre la marcha su forma de realizar programas en directo (¡la tele por videollamada!) y las ficciones de producción diaria vieron sus rodajes interrumpidos, las plataformas de streaming disponían de una nevera de catálogo todo lo bien abastecida que sus tratos multimillonarios habían permitido. El granero infinito parecía garantizar el suministro.

No obstante, esa situación parece estar dando signos de agotamiento. La pandemia detuvo rodajes y producciones en todo el planeta durante varios meses de 2020; y, cuando se han reanudado proyectos, las medidas sanitarias para evitar contagios de covid-19 han significado rodajes más largos, aparatosos y, por lo tanto, caros. 

El impacto de ese corte puntual y ralentización sostenida en la producción audiovisual está llegando ahora a las plataformas, habituadas a bombardear a sus suscriptores (y a aderezar las previsiones de resultados de cara a sus accionistas) con montones de novedades.

Menos estrenos Netflix que nunca 

La oferta es tan descaradamente alta, que no es que el impacto se note de forma radical. Sin embargo, existe. Tal y como ha recogido en Twitter la periodista Kasey Moore (de @whatonnetflix), este mes de abril Netflix incorporará a su catálogo menos de la mitad de títulos que el año pasado durante el mismo periodo: 40 frente a 83.

Cuando se amplían los datos al primer cuatrimestre, según los datos de Moore se ve que la bajada en el ritmo de incorporación de material ha decrecido de manera acelerada en este último año. 768 en 2019, 685 en 2020 y 454 en 2021. 

Las cifras son tan mareantes que es comprensible no percibir en la experiencia directa una reducción tan drástica de incorporaciones (y mucho menos en el ecosistema saturado por otras plataformas hoy en día). Pero si nos centramos en los estrenos potentes de originales Netflix, la cosa cambia.

El año pasado, a estas alturas la plataforma había lanzado la tercera entrega de Las escalofriantes aventuras de Sabrina, la segunda temporada de Sex Education, estrenado Mesías y Locke & Key, la segunda temporada de Narcos: México, la tercera de Ozark, la tercera de Élite y la cuarta de La casa de papel. 

En lo que llevamos de año, sus apuestas clave han sido títulos ya resueltos o bastante avanzados durante la pandemia: Los Bridgerton (estrenada en diciembre), Destino: La saga Winx, la tercera temporada de Cobra Kai, la serie de animación Solar Opposites, los últimos episodios que tenía guardados de Las escalofriantes aventuras de Sabrina y dos estrenos que se ha cuidado mucho racionar: las series Lupin y Sky Rojo, cuyas temporadas iniciales han sido divididas en dos.

Con todo, en las próximas semanas se avecinan estrenos potentes como la serie española El inocente, la adaptación de literatura fantástica Sombra y hueso y (ya en mayo) el serial de superhéroes Jupiter's Legacy, que es su firme apuesta para hacer frente a los universos de Marvel y DC. Esto respalda a quienes piensan que la plataforma de la N roja está concentrando la mayoría de sus grandes estrenos de 2021 en la segunda mitad del año, con la esperanza de que la pandemia se disipe lo suficiente para recuperar el ritmo de producción y rodaje de nuevo material para 2022.

Racionamiento de novedades

A pesar de todo, Netflix seguramente sea la plataforma que menos note en estos momentos el impacto de la interrupción de rodajes. Su (cada vez más cuestionada) filosofía de estrenar temporadas enteras contribuye a que la previsión y preparación de material se haga a más de un año vista, lo que podría ser más preocupante de cara a 2022 si no asistimos a una mejora considerable de la crisis sanitaria gracias a las campañas de vacunación.

Como recoge un artículo de Bloomberg, otras plataformas han notado de manera más severa la falta de novedades. Por ejemplo, este año HBO ha tenido poco que ofrecer a sus suscriptores más allá del experimento con La Liga de la Justicia de Zack Snyder, el criticado documental Allen v. Farrow o la serie adolescente Genera+ion; en EE UU, eso sí, ha acogido el estreno de Godzilla vs. Kong simultáneo a las salas de cine. En abril planea dos estrenos importantes: la miniserie Mare of Easttown, con Kate Winslet; y la aventura fantástica The Nevers.

Nada que ver si se compara con la parrilla de novedades que manejó HBO en el primer cuatrimestre de 2020: el éxito de terror El visitante (estrenada en diciembre), la segunda temporada de The New Pope, la tercera de Westworld o miniseries tan potentes como La conjura contra América, Mrs. America y La otra cara de la verdad. Todos ellos, títulos producidos y rodados en 2019, claro.

Amazon Prime Video se encuentra en una situación similar, recurriendo a la compra de películas de otros estudios (El rey de Zamunda) para complementar producciones como 3 caminos o El internado: Las Cumbres. El año pasado, contaron con Treadstone, Hunters o Tales from the Loop, entre otras adquisiciones para mercados concretos, como el caso de Star Trek: Picard o American Gods en España.

La producción propia de Movistar+ se ha concretado en Los espabilados, Libertad y las segundas temporadas de Hierro y Merlí. Sapere Aude. En el mismo cuatrimestre de 2020 estrenaron, entre otras, la segunda temporada de El embarcadero, la tercera de Vergüenza, la segunda de Justo antes de Cristo y la miniserie La línea invisible.

Las nuevas jugadoras

Por supuesto, no todas las plataformas –y en este artículo solo estamos centrándonos en las principales; canales como Starzplay, Syfy, AMC o Showtime también han lidiado con los desafíos de abastecimiento de material nuevo– reciben las sacudidas de la pandemia de igual manera, ni desde la misma posición de consolidación o crecimiento.

Disney+ llegó a Europa en marzo del año pasado, lo que unido a una distribución consagrada al episodio semanal en sus propiedades más populares –las series de Marvel y las de Star Wars– ha afectado menos a un calendario de estrenos que, mayoritariamente, sigue edificando en el futuro. 

Apple TV+, con el que quizás sea uno de los mejores catálogos del panorama actual –Mythic Quest, Ted Lasso, Dickinson, Servant, Home Before Dark–, se ha beneficiado de la naturaleza más modesta de sus propuestas y, sobre todo, de la menor ansiedad de contenido inmediato de sus responsables para seguir trabajando con tranquilidad pero sin pausa en la calidad de los títulos que ofrece antes que en la multiplicación de su cantidad.

Por último, que Netflix sea una plataforma con miras a escala global muy afianzadas ha permitido que la plataforma se nutra de contenidos de todos los rincones del globo donde produce, lo que a pesar de las cifras mencionadas arriba ha atenuado la escasez de producciones estadounidenses. La plataforma se puede permitir estrenos semanales de títulos mexicanos, italianos, coreanos o suecos sin que tiemblen las cifras absolutas; para empezar, su maquinaria de hype ya prestaba atención solamente a propuestas muy contadas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento