Poder usar el móvil en los aviones

La noticia de que podrán hacerse comunicaciones telefónicas desde el avión me ha producido una alegría y una decepción al mismo tiempo. Ahora se convertirá el vuelo en otro suplicio, como ocurre en los vagones del AVE, por poner un ejemplo, en los que, por falta de educación y de una normativa clara, los usuarios desconsiderados se encargarán de contarnos a viva voz o bien vociferando sus vivencias.

Mientras tanto, el resto de viajeros sufridores desearán descansar, especialmente, en recorridos largos, sin poder hacer nada ante esos individuos que están en posesión de todos los derechos y ninguna obligación.