El perro estaba vivo

El lunes por la tarde fue atropellado un perro de tamaño mediano entre el pirulí (RTVE) y la Fuente del Berro. El conductor del vehículo, si bien es cierto que no pudo haber evitado el atropello, ni siquiera paró para interesarse por los daños sufridos por el animal. No paro de preguntarme cómo se puede tener tal falta de humanidad.

Pues bien, yo le comunico que el perro afortunadamente estaba vivo, aunque tenía una pata destrozada y vaya usted a saber cuántos daños internos. Desde aquí me gustaría dar las gracias al chico al que ayudé a apartar al animal de la calzada, a la chica que ofreció su coche al dueño para trasladar al perro al veterinario más cercano y a alguna que otra persona de los vehículos que allí se encontraban que avisó del accidente. Resulta que sí existen personas por las que merece la pena confiar en la bondad.