Agradecimiento

Quiero dedicar estas líneas a los dos estudiantes de primer curso de Lade, que me ayudaron el lunes pasado cuando al salir de la facultad, tras donar sangre, comencé a marearme y a punto estuve de caerme al suelo, si no hubiera sido porque ellos en seguida se percataron y acudieron en mi auxilio.
Porque fuisteis muy amables conmigo, os doy mil gracias. Sinceramente, cuando te encuentras en una situación así, se agradece mucho que haya personas solidarias y atentas a tu lado, como fue en mi caso.