Gracias por no cederme el asiento

Gracias a todos los que cogéis el tren de la línea C-3 Aranjuez-Chamartín por no cederme nunca el asiento pese a mi más que evidente embarazo de 8 meses. Repito, gracias, porque debido a la lumbalgia que vuestra incívica acción me ha producido día tras día, ahora, en la recta final de la gestación, estoy de baja en casa descansando. Así que, eso, id a trabajar bien acomodaditos en vuestros asientos del tren y cotizad mucho a la Seguridad Social para que, con vuestras aportaciones a la misma, yo pueda cobrar este mes mientras estoy como vosotros en el tren: bien sentadita, pero en mi casa. Una vez más, muchas gracias.