Aguirre y los gays

Cuando la señora Esperanza Aguirre afirma sobre el recurso de inconstitucionalidad planteado por su partido a la ley de matrimonios homosexuales: «lo que dije es que el poderío mediático de nuestros adversarios haría parecer el recurso como un ataque a los gays y no como una discusión jurídica», olvida que la palabra «derecho» en ¡español! significa también: «facultad del ser humano para hacer legítimamente lo que conduce a los fines de su vida».
Bajo esta acepción (y otras) el recurso sólo puede platearse contra los gays. Y su afirmación es entonces un caso ejemplar más de la torpe soberbia de los políticos, que terminan tomándonos por bobos. Sólo le faltó añadir que la gente vea Telemadrid.