Paradas de bus impracticables

Señor Hereu, tenemos una parada de autobús de las líneas 24 y 92 ubicada en la bifurcación de Alberto Llanas y carretera del Carmel en la que, entre los árboles y los soportes de la marquesina, tenemos que hacer filigranas para poder bajar del bus, sobre todo si lo hacemos con carritos de la compra o de bebés.

Antes del verano, el ayuntamiento se gastó unos 300.000 euros en hacer una parada unos 50 metros más abajo para que finalizara allí la línea 24 y, además, hubiera espacio para poder acceder mejor al bus.

Pues bien, esta obra ha quedado impecable, pero lo cierto es que en ese lugar aparcan los coches, y las personas que bajamos en esa parada seguimos dando saltos para poder bajar del autobús de TMB que usted tanto promociona.