Violencia en las aulas

Un estudio sobre comportamientos de riesgo ha desvelado que, en Andalucía, el 40% de los jóvenes menores de 14 años opina que pegar a un compañero o profesor no es violencia, y el 75% cree que la razón que causa esa violencia es porque no saben defenderse.

Si a esos mismos adolescentes se les preguntara: «Si un profesor o un compañero más fuerte que tú te pegase, ¿lo considerarías violencia?», seguramente el 100% afirmaría, sin dudarlo, que sí.

Del estudio en cuestión, entre otras cosas, se deduce que hemos educado a nuestros jóvenes haciendo mucho hincapié en respetar sus derechos (confundidos a veces con caprichos). En cambio, las obligaciones se han diluido en la nebulosa de los traumas. Visto lo que estamos viendo, ¿no es hora ya de que les hagamos ver que a cada derecho corresponde una obligación?