Bush y el zapato

Tres años de cárcel para el iraquí que lanzó sus zapatos a Bush. A Bush no se le tienen que lanzar zapatos. Lo que se debería hacer es investigar en cuántos delitos ha participado. Porque «cada cual sabe donde le aprieta el zapato», como dice el refrán.