Constitución europea, papel mojado

Utilizaré la parada y fonda del Sceptre de Blair en territorio doméstico para evidenciar la nula conexión del Tratado Constitucional con la política día a día en la Unión Europea.

Como bien lee Butragueño en la publicidad que todos pagamos: “... la Unión... contribuirá a la paz, la seguridad, el desarrollo sostenible del planeta, la solidaridad y el respeto mutuo entre los pueblos.” (Art. I-3) Justo lo contrario que el efecto provocado.

Menos mal que el Reino Unido no es eje de mal, que es íntimo del Bush, pero a lo que iba: otra Europa sí es posible, desnuclearizada, sin la violencia del trasiego de artefactos de la guerra, respetuosa con la paz de los pueblos de Europa, sin darnos sustos de muerte con armas terribles, que también pasan por la base de Zaragoza. No es este un concepto de paz y seguridad asumible.