Turista de la montaña

En relación al manifiesto del Pirineo suscrito por Adelpa (Asociación de Municipios del Pirineo Aragonés), quiero señalar que soy una consumidora de turismo en el Pirineo.

Me alojo en hoteles y como en restaurantes para después disfrutar de un entorno natural privilegiado que quiero que se respete, porque considero que, como yo, los miles de turistas que acudimos a estas montañas también tenemos derecho a que se nos escuche.

Nosotros no somos meros espectadores, consumidores y clientes de algo que vemos cómo va cambiando y no siempre a mejor. Porque hemos visto muchos valles transformarse y afearse con urbanizaciones horribles, atascos de tráfico, especulación del suelo… Lugares antes maravillosos en los que el poder del dinero ha prevalecido sobre otros valores y encantos que vamos buscando, porque cada día son más escasos y se ven marginados.

Me alegro, señores alcaldes de Adelpa, de que cada vez ustedes tengan mejores carreteras, mejor asistencia sanitaria; me alegro de que reciban ayudas y subvenciones para obras y servicios; me alegro de que se les atienda con igualdad y como ustedes se merecen. Pero recuerden que ese dinero sale del conjunto de la sociedad, de la que yo también formo parte como consumidora de turismo, de montaña, de naturaleza, de medio ambiente.

Sólo les pedimos que todo eso que sus padres han sabido proteger y guardar para ustedes y nosotros, para las generaciones actuales, que lo respeten también para hoy y mañana.