Música para un toro muerto

Me he quedado asombrada con un reportaje de televisión en el que contaban cómo festejaban las fiestas en un pueblo valenciano (Vilafanés). Una de las actividades era en una plaza del pueblo en la que tocaba la banda.

A quien tocaba la banda era a un toro muerto (previamente toreado), despellejado y colgado, una imagen dantesca e indescriptible. Y lo mejor es que, como es una tradición de hace 700 años, pues nada, hay que mantenerla, y los ingresos esos días en los negocios aumentan.
¿Cuándo vamos a parar de maltratar al toro para hacer de su sufrimiento y muerte un indeseable espectáculo?