Pequeña en edad, pero madura

Ayer estaba en una reunión, cuando mi hija a  través del móvil de mi marido me llamó: "¿Mamá te queda mucho?". Le respondí, hija una hora y pico aún. Y me dice: "pues que sepas que hay una sorpresita para ti y para papá, pero tenéis que verla los dos juntos".

Tenéis una sorpresita, pero tenéis que estar juntos para verla

Cuando llegué a casa, hizo que nos tapáramos los ojos para entrar en la habitación. Esa mañana había salido sin hacer mi cama. Cuando abrí los ojos mi cuarto estaba completamente recogido y sobre la cama una notita, "papá, mamá os quiero mucho a los dos".

Ana, tiene 8 años, y creo que a parte de un gran amor hacia nosotros demostró ayer con su gesto una gran madurez. El hecho de que mi hija tuviera ayer este detallazo con nosotros es lo que vi un "detallazo" de una niña pequeña pero muy mayor en madurez. Veo la mano de Dios en todo esto, tengo que reconoceros que con su edad yo era un desastre total, todo el día de aquí para allá saltando y brincando, tan sólo puedo decir, gracias Dios mío.

Gracias Ana, papá y mamá estamos muy orgullosos de ti, pero no solo porque nos hicieras ayer la cama, para aliviarnos de trabajo, sino por tu actitud, por tu entrega con  tus hermanitas pequeñas, y le pido a Dios que te cuide y que me ayude a ser un buen ejemplo como madre para ti y para tus hermanitas.