Carta de un chófer de Latbus

Estos días, los conductores hemos estado de huelga. Nuestra mayor reivindicación ha sido lo económico, pues no llegamos a final de mes, y si queremos acercarnos a final de mes es a costa de dejar a la familia abandonada. Seguimos teniendo las mismas calles de Murcia con serios problemas para circular con los autobuses. Los usuarios siguen exigiéndonos soluciones.

Este mes, después de la huelga, no nos pagan ni los días que sí hemos trabajado. Se alegan problemas económicos. Pienso en esos pobres afortunados que han empezado sus vacaciones sin un duro y eso que este año podrían disfrutar con los críos.

¿Luego se preguntan por qué nos divorciamos? Menuda bronca con la parienta. Queremos ser personas, y no nos podrán bajar de ese empeño.

Por aquí siguen con lo del tranvía, el AVE, el aeropuerto y el puerto... obras faraónicas que darán prestigio y los autobuses seguirán parados en los mismos atascos, realizando los mismos horarios.

Creo que nos utilizan como justificación. Por eso no se ponen manos a la obra. La respuesta está en que los de Murcia nos pongamos en Madrid en 90 minutos y en Beniaján en 45 minutos.

Nos iremos todos a trabajar a los madriles; pero es más, cuando terminen lo del tranvía, no tengo claro que arreglen lo de los autobuses.

En estos paros, la Policía nos ha vapuleado. Alguien se lo ha exigido. Los de Latbus somos murcianos de dinamita. Estamos defendiendo a nuestros hijos.