Robos en los cajeros

Quiero hacer una llamada de máxima atención a todos los usuarios de cajeros automáticos de España, y en especial de Madrid, ante la oleada de robos perpetrados por ciudadanos rumanos.

Sí, digo rumanos, y no es ni discriminatorio ni peyorativo. Menores de esta nacionalidad, aleccionados por sus padres, se dedican a solicitar la firma del usuario del cajero para una asociación inexistente poniéndoles encima del teclado una carpeta justo en el momento en que éste ha tecleado su código secreto, y con una habilidad fuera de lo común. En un abrir y cerrar de ojos te han tecleado un importe de 500 euros que te han limpiado de tu cuenta, dándose inmediatamente a la fuga.

Esto, jurídicamente, es un delito de hurto y la gran mayoría son menores de 14 años, y en España amparados por la fenomenal Ley del Menor que tenemos, quedan penalmente impunes.