Si se quiere conciliar, se concilia

Amparo, una amiga, me ha dado una buena noticia. Trabaja en una gran superficie que tiene 1.101 centros comerciales. La empresa ha firmado con los sindicatos un protocolo que permitirá a las embarazadas dejar el puesto casi a mitad del embarazo y recibirán el sueldo entero durante esos meses. Así podrán esperar el momento de dar a luz con calma. Esta empresa tiene 57.000 trabajadores –el 70% son mujeres– y ha promovido este programa –nunca visto en empresas de gran tamaño– dentro de su política de conciliación de la vida laboral y familiar.

En el caso de mujeres que hacen trabajos físico, podrán dejar el puesto después de tres meses de embarazo. Durante su ausencia contratarán a desempleadas.Estoy convencida de que este planteamiento aumentará los beneficios de la empresa, pues va a mejorar la calidad del trabajo. Cuando las mujeres nos sentimos comprendidas, sabemos agradecerlo lo máximo posible.