Me han llenado los ancianos

He estado un mes haciendo prácticas de operadora de teleasistencia para mayores y no pensaba que me fuera tan llena. Cada llamada es una salida para ellos y una gratificación para mí. Nuestros mayores son seres maravillosos, tan llenos de vivencias, –unas dolorosas, otras felices– que merecen todo nuestro respeto. Yo pensé que llamándoles les haría un favor, pero no pensaba que el favor me lo llevaba yo cada día, escuchando sus problemas, animando en su periodo de duelo y sobre todo acompañándoles con mi voz. Tampoco creía que con una simple llamada de teléfono se pudiera ayudar tanto y recibir tanto. Gracias.