Tortura de animales

En un futuro próximo, barbaridades atroces como que  los seres humanos celebren sus fiestas torturando a un animal removerán la conciencia de los poderes del Estado.
Ese día se prohibirán tajantemente estos infames espectáculos. Es intolerable que los altos mandatarios de este país no impidan el acto perverso de acorralar, acosar y ensartar con espadas, lanzas, picas y banderillas arponeadas a un animal inocente. Por suerte hay una parte de la sociedad que no está dispuesta a claudicar ante la decadencia. Será gracias a ellos cuando la razón triunfe.