Agente poco ciudadano

El domingo 12 vi un perrito abandonado. Tras no encontrar a nadie que lo buscara, lo subí a casa, le di de comer y lo acerqué a una clínica veterinaria en la avenida del Mediterráneo. Llevaba chip identificador, pero no era de Madrid. En la clínica me dijeron que en este caso había que llamar al 092, y que allí se encargarían de contactar con el servicio de protección de animales (Sevemur), donde a su vez lo llevarían a un centro hasta localizar al dueño. El agente que me atendió me dijo que soy yo el que ha de llamar a Sevemur y me dio un número en el que una grabación indica que están de lunes a viernes, de 10.00 a 20.00 h.
Vuelvo a llamar al 092. El mismo agente, cuando se lo explico, dice que no es su problema y que haga lo que quiera. Le comento que tampoco es mi problema y que soltaré al perro y que si causa algún accidente sería responsabilidad suya y que me encargaría de ponerlo en conocimiento de los medios, a lo que responde: «Estoy temblando». Entonces, ¿todos debemos sacar al ciudadano que llevamos dentro cuando nos ocurren estas cosas si ni siquiera se hacen cargo las personas encargadas de ello? Hacen demasiadas campañas publicitarias para todo y luego no recibimos ningún tipo de ayuda cuando nos hacemos cargo de las cosas.