Sábado, sabadete..

Temiendo estoy que finalice la copa del mundo de fútbol; entonces habrá acabado la única alternativa razonable y me veré obligado a pasar el sábado por la noche viendo el Cartagena me enamora de turno, o una película de cine infantil (es curioso que a las cuatro de la tarde nos hayan puesto una peli en la que el padre viola a la hija y es asesinado por el primo), o el incansable Salsa Rosa. Deseo que este programa se tome unas merecidas vacaciones para que podamos descansar, aunque sólo sea durante el verano, de la basura que emiten todos los sábados; si bien, debo agradecerles el hecho de que el sábado por la noche recurra a la lectura, la radio, la música, el video club y, en ocasiones, hasta al sexo.