Nuevas leyes en Ciutat Vella

Qué problema hay para que en las Ramblas de Barcelona haya personas peculiares, que no hacen daño a nadie y encima le dan este encanto especial que tiene esta rambla. Simplemente muestran sus habilidades e intentan ganarse la vida de una manera honrada. Que el pasado viernes el señor Joan Sabate (Maradona de las Ramblas), fuese detenido por dos agentes de la Guardia Urbana y llevado a comisaría, como si fuese un delincuente, es muy triste y lamentable.

Cuando para lo que las nuevas leyes deberían de servir es para evitar los trileros y carteristas, que éstos sí desacreditan el entorno y actúan en la ilegalidad, al igual que los personajes ubicados en los semáforos (que además sí son peligrosos).