No entendemos que se renuncie a una VPO

Hemos leído la carta de Roberto que publicaba este periódico ayer, en la que alegremente, y sin despeinarse, nos comenta cómo ha renunciado a una VPO.

El chico tiene sus razones: tenía que amueblar el pisito, además de dar de alta los servicios de la luz, el agua y el teléfono. Claro, tú pensabas en un recibimiento al estilo ‘hotel, en régimen de todo incluido, con su bandeja de fruta tropical, bombones y demás’.

A ti y a todas las personas que comparten tu forma de pensar: no pretendáis que encima de pagar una renta irrisoria de 180 euros y, teniendo en cuenta cómo están los alquileres actuales en Bilbao, os abonemos entre todos los ciudadanos tus consumos de agua, luz... y además os amueblemos la vivienda.

No tienes ni idea de la cantidad de gente que aceptaría encantada los 50 m2 que rechazas despóticamente, alegando fundamentos carentes de sentido. El que ha de ponerse las pilas y pensar en lo afortunado que ha sido eres tú.