Por temor al secuestro exprés

Soy una vecina de Moratalaz, donde se han producido los secuestros exprés. El viernes, por miedo, estacioné mi coche en la calle dejando libre mi plaza de garaje. Aparqué en lo que denominan ‘fondo de saco’, un espacio cuadrado sin salida, en el que se aparca alrededor del mismo y en dos filas centrales.

Tras el boom de la noticia, el viernes por primera vez se vieron agentes en el barrio, pero su misión no fue proteger a los vecinos, sino poner multas de 150 euros a todos los que, como yo, estábamos aparcados en la fila central, un lugar en el que llevamos aparcando más de 20 años.

Ya no sólo tenemos que temer a las bandas organizadas, ahora también tememos a los recaudadores que aprovechan la situación de unos vecinos asustados.