Me rindo, no voto por correo

Hasta el verano próximo residiré en Finlandia como EVS (European Voluntary Service); en España las oportunidades para una recién diplomada en Magisterio son escasas y decidí aprender inglés. Nada más llegar me entero de que el PSOE ha tenido la delicadeza de adelantar elecciones a noviembre. Me pongo manos a la obra para enviar mi voto por correo y emprendo la odisea en Internet para ello. Finalmente lo encuentro: hay que ir a la Embajada, pedir los sobres pertinentes, que te los manden y, entonces, reenviarlos tú. La Embajada está en Helsinki, a 312 kilómetros de donde resido. Me rindo. No voto. Partido minoritario perjudicado. ¡Viva el sistema electoral español!