Cine para que no paguen los de siempre

Un mundo inmerso en una profunda crisis económica que tiene sus víctimas y sus culpables, aquí y en los países más pobres. ¿Maniqueísmo? En absoluto. Es indudable que hay claros responsables. Y es más que evidente que están pagando los de siempre. ¿Quiénes son los de siempre? Son esos 30 millones de parados más que ha provocado los devastadores efectos de esta crisis. Son los 1.000 millones de personas, 1 de cada 6 habitantes del planeta, que están sumidos en la pobreza absoluta: la cifra más alta que se ha registrado en la historia. Vergonzoso.

Con el pretexto de la crisis, los gobiernos están recortando el gasto social y la ayuda a los países del Sur, castigando así a los más vulnerables.Pensamos que hay otras maneras de enfrentarse a la crisis. Aplicando un pequeño impuesto, de tan sólo el 0,05%, a las transacciones financieras, se recaudaría en sólo 8 días, fondos suficientes para garantizar educación básica a los 72 millones de niños y niñas que no van a la escuela Si además sabemos que este impuesto no afectaría a la ciudadanía en general, sino básicamente a los especuladores de alto riesgo, responsables en gran medida de la crisis actual, ¿no se convierte en un poderoso instrumento? Es la tasa Robin Hood. Con ella combatiríamos la pobreza, aquí y en todo el mundo.

El primer paso para hacerlo realidad es explicarlo bien y que la ciudadanía lo apoye. Y, como sabemos que el cine es uno de los canales de comunicación más poderosos, el Festival Internacional de Cortometrajes Actúa de Intermón Oxfam, en su sexta edición, ha propuesto a los realizadores y las realizadoras de todo el mundo la temática "Crisis: víctimas y culpables", como una invitación a la reflexión y una llamada a la acción. Ha llegado el momento de ver la crisis de una forma distinta, y aplicar soluciones justas a sus consecuencias. La Tasa Robin Hood supone una alternativa de financiación factible, poderosa y justa ¡Reclamémosla!

(*) Director del Festival Internacional de Cortos Actúa Intermón Oxfam.