Esta semana tan rara…

Esta semana tan rara…

Vicente Vallés
VICENTE VALLÉS PERIODISTA

Uno de los latiguillos más comunes en la jerga política es ese de que “no hay que legislar en caliente”. Se aplica cuando algún acontecimiento provoca un gran interés y (otro latiguillo) “alarma social”. Ambas expresiones se han utilizado, por ejemplo, para no endurecer las penas contra determinado tipo de delincuentes justo cuando uno de ellos ha cometido un crimen que haya provocado especial “alarma social”, porque… “no hay que legislar en caliente”.

Tan festivalero mes sería el agujero negro que se iba a tragar lo poco que quedara de la economía española

En diciembre de 2011, Rajoy acababa de ganar las elecciones por una desbordante mayoría absoluta de 183 diputados. El 6 de diciembre de ese año cayó en martes, y el 8, en jueves. España estaba hundida en uno de los momentos más duros de la crisis económica, y se abrió el debate sobre si era razonable que el país quedara semiparalizado por un largo acueducto vacacional que, para los más afortunados, podía durar desde el sábado día 3 hasta el domingo día 11, y a pocas fechas de las fiestas de Navidad. Quienes daban la voz de alerta aseguraban que tan festivalero mes sería el agujero negro que se iba a tragar lo poco que quedara de la economía española. En esos días, Rajoy anunció en su discurso de investidura que acabaría con los puentes, trasladando los festivos a los lunes o los viernes.

Hemos llegado a diciembre de 2016, cinco años después, y el día 6 cae en martes, y el 8, en jueves. Nadie ha movido los festivos para evitar el macropuente. Aunque ya hay menos quejas. La patronal CEOE, que protestó en 2011, dice ahora que los puentes son beneficiosos para el sector del turismo. Y esa es una verdad incuestionable. Igual de cierto es que las industrias cuya producción requiere de un cierto ritmo de trabajo estable, en semanas como esta lo tienen bastante inestable.

Si usted necesita algo con urgencia justo en estos días, su paciencia será sometida a un difícil stress testY luego está el servicio al cliente. Si usted necesita algo con urgencia justo en estos días, su paciencia será sometida a un difícil stress test. Porque, incluso si la empresa privada o el servicio público al que se dirige está abierto en los días laborales de la semana, es más que probable que reciba una respuesta propia de Mariano José de Larra. Ya no le dirán “vuelva usted mañana”. Ahora suelen decir: “es que esta semana tan rara…”. La frase siempre queda en alto, sin punto final, para que la complete el afectado. Es decir: que, aunque hemos abierto hoy, no podemos dar satisfacción a lo que necesita usted porque quien se ocupa de esto se ha tomado el puente; o quien se ocupa sí está, pero no está el que lo ejecuta; o el que lo ejecuta sí está, pero no está el que se lo entrega… O pruebe a enviar un email. Tendrá muchas opciones de recibir otro de vuelta muy breve: “Estaré fuera de la oficina hasta el lunes 12. Disculpe las molestias”. Disfruten del puente.

 

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/opiniones/vicente-valles-columna-esta-semana-tan-rara-2907377/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR