¿Y si nos quedamos sin tierra?

¿Y si nos quedamos sin tierra?

Pepe Cervera
JOSÉ CERVERA

Esta vez hablamos de ‘tierra’ con ’t’ minúscula; no de quedarnos sin planeta, sino sin terreno para vivir. Puede parecer una exageración preocuparse por la escasez de espacio vital cuando el mundo tiene más de 134 millones de kilómetros cuadrados libres de hielo. Pero enormes extensiones son inhabitables, ya por estar ocupadas por desiertos, ya por poseer montañas abruptas o pantanos insalubres. Las fotos nocturnas de satélite muestran grandes zonas desiertas, y la querencia que los humanos tenemos por vivir en las costas; en sitios como Australia, Sudamérica o la propia Península Ibérica podemos ver una línea de luz casi continua a lo largo de las áreas costeras mientras el interior permanece oscuro. No hay tanto terreno habitable como podríamos pensar.

Y de hecho hay lugares donde ya están alcanzando los límites. La isla de Manhattan en Nueva York no es por casualidad el lugar con los terrenos inmobiliarios más caros del mundo: la escasez de espacio en un territorio limitado por la geografía ha hecho que los edificios se eleven hacia el cielo, y con ellos los precios. Ciudades como Male, la capital de las Islas Maldivas, o Singapur, que ocupan islas o fragmentos de islas se están viendo sobresaturadas y forzadas en algunos casos incluso a crear más terreno donde no lo hay: la fabricación o ampliación de islas ha provocado que la arena de playa sea uno de los productos más caros y buscados en ciertas áreas del mundo. Y esto no sólo ocurre en islas: la geografía también impone límites casi insuperables a ciudades como Río de Janeiro. La presión de demasiada gente en demasiado poco espacio ya es palpable en muchos lugares.

Como consecuencia los solares aumentan desmedidamente de precio y los edificios tienden a hacerse cada vez más altos, lo cual provoca una enorme concentración de humanos con los consiguientes problemas: cómo proveer servicios básicos como agua limpia, alcantarillado, electricidad o telecomunicaciones a cada vez más gente en un espacio cada vez más pequeño. Aunque de hecho el problema principal es la comida.

Las ciudades y pueblos del mundo ocupan menos del 3% del total del espacio disponible, pero la agricultura necesaria para dar de comer a sus habitantes usa entre el 35 y el 40%; un porcentaje que no deja de crecer al igual que lo hace la población total. Según hay más gente hace falta más espacio para cosechas; el uso de biocombustibles añade terrenos necesarios a las plantaciones. Y según algunas estimaciones de seguir a este ritmo para 2050 podríamos encontrarnos con que no dispongamos de suelo suficiente para nuestras necesidades.

Lo más preocupante es que nuestras actividades expansivas han sido las culpables de más del 80% de la deforestación sufrida por el planeta, y si nos quedamos sin nuevos terrenos será a los menguantes bosques supervivientes a los que nos dirijamos a buscar nuevos espacios. Y si nos extendemos en lo horizontal necesitaremos más y mejores sistemas de transporte, que tienden a liberar CO2 y por tanto contribuyen generosamente al calentamiento global. La solución quizá no pase por más, sino por mejores ciudades y cultivos.

Vamos a tener que mejorar nuestros sistemas de gestión para ser capaces de vivir más gente en menos sitio sin causar catástrofes ecológicas locales. Y vamos a tener que aumentar la productividad de las tierras que cultivamos sin destruir el ecosistema que ocupan para poder dar de comer a toda esa gente. Harán falta nuevas tecnologías de organización, mejores sistemas de alcantarillado y reciclaje y técnicas de cultivo en altura que sean capaces de producir con gran productividad y eficiencia. Porque de lo contrario podríamos acabar quedándonos sin tierra en el planeta Tierra; una perspectiva más que preocupante por sus implicaciones.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/opiniones/jose-cervera-tribuna-si-nos-quedamos-sin-tierra-3206744/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información