Podemos ganar

Iñigo Errejón
ÍÑIGO ERREJÓN Portavoz en el Congreso de Unidos Podemos y secretario político de Podemos

Mariano Rajoy es de nuevo presidente, pero esto no supone un cierre del ciclo de cambio político iniciado el 15-M de 2011. Es un gobierno débil: ha revalidado a costa de herir de muerte el bipartidismo, carece de propuestas para los grandes retos que arrastra nuestro país y, sin mayoría sólida, ha de recurrir por ello al chantaje de sus rehenes. No es la inauguración de una nueva etapa ni una restauración de la vieja: los gobernantes tradicionales solo han comprado tiempo.

Por eso no debemos afrontar este tiempo como defensivo o de resistencia, sino a la ofensiva, para avanzar posiciones: ahora es cuando se puede fraguar el Podemos que gobierne España para hacer un país más democrático y más justo. Es verdad que ha cambiado la fase y el ritmo, a partir de ahora la disputa política se traslada en gran medida al terreno institucional y de creación cultural y social. Pero Podemos no es ni puede ser, como quieren nuestros adversarios, un resultado de la excepción que languidezca cuando pasen los tiempos agitados. Nacimos aprovechando una grieta, pero el Podemos que puede seguir haciendo historia es aquel capaz de poner en marcha un nuevo acuerdo de país que ponga en el centro las necesidades de la gente.

Podemos no es ni puede ser un resultado de la excepción que languidezca cuando pasen los tiempos agitados Por eso defiendo que hemos de apostar por un Podemos que, lejos de cualquier repliegue a identidades del pasado, siga abriéndose y expandiéndose. Hay una amplia mayoría de nuestro país que ya nos reconoce el coraje y el acierto de señalar las injusticias y agitar la vida política. Puede que incluso simpatice, pero aún no confía suficientemente en nosotros. Los de arriba no han mantenido el poder tanto por méritos propios como por la capacidad de identificar a los partidarios del cambio con la incertidumbre o la demolición. No hay hoy, por tanto, proyecto más radical y transformador que construir una mayoría nueva capaz no solo de denunciar el desorden que generan los de arriba sino, fundamentalmente, de encarnar un orden alternativo y de generar confianza. Esa mayoría popular que le puede dar la vuelta a la tortilla es necesariamente transversal: incluye por supuesto a la izquierda tradicional, pero va mucho más allá y no puede tropezar en sus viejas piedras. El 15-M nos enseñó a no encerrarnos en etiquetas sino a unirnos en torno a ideas de sentido común y a un nuevo proyecto de país. Solo así se puede ganar a la oligarquía y equilibrar la balanza.

Estoy convencido de que las élites tradicionales no tienen ningún proyecto para nuestro país que no implique la resignación, el retroceso social y el estrechamiento de la soberanía popular. Por eso Podemos no debe obsesionarse con las fuerzas políticas tradicionales, pero tampoco esperar que sus errores le hagan avanzar. Somos una fuerza de futuro y dependemos de nosotros mismos, de nuestra capacidad para articular sectores muy diferentes en torno a una nueva identidad política. De hecho, la mejor esperanza de los de arriba es que nos equivoquemos. Si no nos encerramos ni nos replegamos a ser una minoría ruidosa, si continuamos abriéndonos y tendiendo la mano, podemos ser el núcleo de un nuevo proyecto de país. Eso no se consigue en las elecciones, se siembra antes: para ello Podemos ha de volver a ser la fuerza que marque los debates políticos, las palabras, las propuestas que nadie puede ignorar. Un Podemos más plural, más inclusivo y descentralizado precisamente para ser más permeable, para hablar menos de sí mismo y más de la gente: un nuevo modelo laboral para sostener las pensiones y una salida justa de la crisis, de la transición energética, de un nuevo pacto territorial, de la repatriación de emigrados, de los servicios públicos de calidad. Un Podemos con prestigio incluso entre sus adversarios, capaz de escapar de todos los rincones en los que quieren encasillarlo.

Hemos de demostrar a los más de cinco millones de españoles que nos han votado que les somos útiles ya, en el mientras tanto, cuando impulsamos una medida para subir el salario mínimo o derrotamos al Gobierno en el caso Fernández Díaz, cuando echamos raíces en el territorio sembrando apoyo mutuo o en la gestión de los Ayuntamientos del cambio. Y de demostrar a los que aún no nos votan, a los que faltan, que un proyecto patriótico se hace cargo de sus problemas y anhelos con independencia de lo que hayan votado y les ofrece un horizonte alternativo. Este es un inmenso trabajo territorial, cultural, militante, intelectual, al que nos hemos de aplicar. De esto hemos de discutir para recuperar el país para nuestro pueblo. A esto le llamo un Podemos ganador.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/opiniones/firma-invitada-inigo-errejon-podemos-ganar-2899261/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información