Su padre le hizo pasar por un infierno de 'terapias de cura gay' desde los 16 años

Su padre le hizo pasar por un infierno de 'terapias de cura gay' desde los 16 años

Mathew Shurka
Mathew Shurka cuenta su experiencia en 'Talks at Google'. (TALKS AT GOOGLE)
  • A Mathew Shurka, profesionales graduados y colegiados en Nueva York, le aseguraron que su homosexualidad era producto de un trauma de infancia.
  • Entre 2004 y 2009 fue sometido a una intensiva 'terapia' para curar su 'mal': la homosexualidad.
  • Una de las rutinas que debía seguir era la de tomar viagra para relacionarse con chicas.
  • Exceptuando nueve Estados, estas terapias son legales en Estados Unidos.

La historia de Mathew Shurka ha dado la vuelta al mundo estos días por la dramática situación que tuvo que superar cuando era adolescente. Fue tras confesar a su padre que era gay. Apenas tenía 16 años y la respuesta que obtuvo de su progenitor fue la de ir a terapia para 'curar su mal'. Shurka tiene hoy 28 años y se ha convertido en un activista contra la terapia de reversión sexual en Estados Unidos y en todo el mundo. Lidera la campaña "Born Perfect". Pero hasta llegar a eso tuvo que pasar por un infierno de varios años en el que se le intentó 'curar' su homosexualidad.

"Era el hombre que más admiraba y me dijo 'te quiero y por eso te voy a ayudar. Me decía que iba a sufrir mucho y eso me daba miedo: ya había empezado la escuela y sentía mucha presión para que me relacionara con chicas. Cuando un hombre que yo amaba y en el que confiaba me dijo que había una solución para eso, le creí", recuerda este estadounidense en una entrevista concedida a la BBC. Mathew Shurka no era consciente de que esa 'ayuda' le llevaría a una profunda depresión que casi le cuesta el suicidio.

Vino en forma de terapias para 'curar la homosexualidad' que tuvo que sufrir entre 2004 y 2009. Cuatro terapeutas y un campamento de 'conversión' donde, entre otras barbaridades, fue obligado a tomar viagra para relacionarse con mujeres. Terapias que aún se usan de forma legal en países como Estados Unidos o Rusia, pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró la homosexualidad de la lista internacional de enfermedades hace casi tres décadas.

En Estados Unidos, estas terapias tienen su origen en la petición de una psicóloga interesada en dar a sus pacientes servicios de "cura gay". Está prohibida en nueve Estados, pero en el resto del país estos tratamientos son legales.

Shurka vivía con su familia en una pequeña localidad cercana a Nueva York y nunca había conocido a alguien abiertamente gay. Desde 2004 hasta 2009 profesionales graduados y colegiados se encargaron de la 'terapia' del joven, producto (según le decían estos profesionales) de un trauma de infancia. "Tuve una infancia maravillosa, no podía recordar ningún trauma. Acabé inventando recuerdos de cosas que no habían pasado. Me enfadé con mi madre por no haberme creado lo suficientemente masculino", recuerda.

Le prohibieron hablar con mujeres y, a la vez, convivir con más hombres para evitar volverse 'afeminado'. Llegó a estar tres años sin dirigir la palabra a sus hermanas y a su madre, que acabó por rechazar la terapia. "Yo la culpaba de mi homosexualidad mientras ella me decía 'Hijo, eres gay. No tienes ningún problema, te quiero", cuenta.

"Decidieron que debía tomar viagra al quedar con chicas"

Esta primera fase del tratamiento no tuvo mucho efecto por lo que el padre buscó ayuda en otros profesionales, esta vez de Los Ángeles. "Fue la primera vez que me vi listo para relacionarme con las mujeres. Había inventado mi heterosexualidad", recuerda.

Sin embargo, la atracción por los hombres seguía estando ahí. Esto le llevó a sufrir crisis de ansiedad y acudir varias veces al hospital pensando que estaba sufriendo un infarto. "Tenía 18 años, no estaba teniendo relaciones con mujeres y, entonces, mi padre y el terapeuta decidieron que debía tomar viagra cada vez que saliera con chicas".

Con 19 años, Shurka se enamoró de un hombre. El terapeuta y el padre abordaron al joven y lo espantaron. "Lo supe ocho meses después y rompí la relación con mi padre. Volví a hablar con mi madre y comencé una terapia normal. "Estaba convencido de que la homosexualidad era una elección y que era culpa mía", cuenta. Entonces se sometió a dos terapias de 'cura gay' por voluntad propia.

Por voluntad propia, entró y salió de otros 2 tratamientos que ofrecían la 'cura gay'. "Estaba confundido y entré en una depresión profunda. Engordé 30 kilos. Pasaba días sin salir de mi apartamento. No me gustaba nada de mí mismo y me cortaba, pensando en suicidarme", explica.

Con 21 años, se trasladó a Manhattan a trabajar como camarero en un restaurante gestionado por una lesbiana. "Me inspiró. Allí también conocí a hombres gays que me ayudaron. "Estaba viendo por primera vez que todo aquello era normal", recuerda. Dos años después, en 2012, decidió salir del armario y asistir a un curso de desarrollo personal, donde tras ganar seguridad se convenció de que debía hacer las paces con su padre y el terapeuta.

"Papá, no tienes de qué preocuparte"

"Tras 5 años sin dirigirle la palabra, durante los cuales se divorció de mi madre, fui a hablar con él. Cuando le volví a decir que era gay y que estaba feliz con eso, me repitió el discurso de que yo iba a ser infeliz, que iba a sufrir. Pero esta vez le respondí: 'Papá, no tienes de qué preocuparte. Todo va a estar bien, voy a vivir una vida maravillosa'. Y lo aceptó y se disculpó. Hoy es uno de mis mejores amigos", cuenta.

También se reencontró con el terapeuta que le recetó viagra y espantó al chico que le gustaba. "Lloró y admitió haber tratado a otros 13 niños. Me dijo que ninguno se había 'curado".

A continuación, una de las charlas en las que él mismo recuerda su experiencia para concienciar a la sociedad.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/3141016/0/su-padre-infierno-terapia-cura-gay-16-anos/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información