Los cuadros de Alexéi y Andreas Jawlensky llenan de color el Museo Ruso de Málaga

Cuadro de Andreas Jawlensky
© Andreas Jawlensky, VEGAP, Málaga, 2017 (ANDREAS JAWLENSKY)
  • Alexéi, el padre, fue uno de los grandes amigos de Kandinsky y junto a éste, Paul Klee y Lyonel Feininger fundó el colectivo 'Die Blaue Vier (Los cuatro azules)'.
  • Por su parte, Andreas vivió a la sombra del éxito de su padre, aunque desarrolló una interesantísima carrera artística en la segunda mitad del siglo XX.

El Museo Ruso de San Petersburgo en Málaga nos invita a descubrir este verano la obra del artista ruso Alexéi Jawlensky (Torzhok, Rusia, 1867- Wiesbaden, Alemania, 1941). Aunque conocido en menor medida por el público, fue uno de los grandes amigos y compañeros de Kandinsky y su obra se encuentra repartida en importantes museos de todo el mundo.

Con 29 años emigra a Alemania, país donde desarrolló su carrera hasta su muerte en la década de los 40. En Múnich estudia Bellas Artes y coincide con Vasili Kandinsky. Junto a él paticipa en diferentes proyectos artísticos y exposiciones del grupo Der Blaue Reiter (El jinete azul) a partir de 1911 y en 1924 se unen a Paul Klee y Lyonel Feininger (LINK) para fundar el colectivo Die Blaue Vier (Los cuatro azules).

Este cuarteto realizará varias muestras colectivas en Alemania y Estados Unidos y comparten un interés común por el arte medieval, el primitivo y las variedades cromáticas.

A diferencia de sus compañeros, Jawlensky se inspiraba en la realidad, en los seres humanos y sus rostros, pero nunca se limitaba a reproducirla tal cual sino que la transformaba a través del color y sus emociones.

De esta manera veremos cómo influyó la Primera Guerra Mundial en sus obras, la religión (creó todo un ciclo de obras inspiradas en el arte religioso) o también su estado de salud. Una de sus más celebradas series Konstruktive Köpfe (Cabezas) tuvo su origen en una fuerte gripe y la artrosis que padeció en los últimos años de su vida también condicionó fuertemente sus trabajos.

Pero la muestra no acaba aquí, sino que se amplía con una serie de trabajos de su hijo, Andreas Jawlensky (Preli, Letonia, 1902 – Barga, Italia, 1984), quien a pesar de contar con un talento innato para la pintura desde muy pequeño vivió a la sombra de su padre. Su obra fue, sin embargo, bastante opuesta a la de su progenitor: cercano al post-impresionismo y sin influencias religiosas, le interesaba la gente y la vida, de hecho, los paisajes y la población rusa fueron su fuente de inspiración y Van Gogh una de sus grandes referencias.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/3114729/0/alexei-y-andreas-jawlensky-aventura-color-exposicion-museo-ruso-san-petersburgo-malaga/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR