El IBV coordina técnicamente un proyecto europeo que previene las úlceras en pacientes en sillas de ruedas

El IBV coordina técnicamente un proyecto europeo que previene las úlceras en pacientes en sillas de ruedas

El proyecto de investigación europeo Pressure Ulcer Measurement and Actuation (PUMA), que ha coordinado técnicamente el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), ha desarrollado un innovador dispositivo portable y no invasivo para la prevención y detección precoz del riesgo de formación de úlceras por presión así como revertir su aparición en pacientes tetrapléjicos en sillas de ruedas.

El proyecto de investigación europeo Pressure Ulcer Measurement and Actuation (PUMA), que ha coordinado técnicamente el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), ha desarrollado un innovador dispositivo portable y no invasivo para la prevención y detección precoz del riesgo de formación de úlceras por presión así como revertir su aparición en pacientes tetrapléjicos en sillas de ruedas.

En la actualidad, las úlceras de presión son un problema médico que puede desarrollarse en los más de cinco millones de usuarios de sillas de ruedas de la Unión Europea, en especial en aquellas personas con tetraplejía que superan los 114.000, según ha explicado en un comunicado el IBV, que ha señalado que el coste al sistema público europeo de esta patología se estima que supera los 20.000 millones de euros al año.

Según ha explicado el director de Innovación en Rehabilitación y Autonomía Personal del IBV, Ignacio Bermejo, el dispositivo desarrollado gracias al proyecto europeo PUMA consta de tres sistemas independientes que permiten "prevenir úlceras al detectar y eliminar el riesgo de su formación sugiriendo cambios posturales al usuario de la silla de ruedas que eviten el desarrollo de la úlcera".

Concretamente, "nos referimos al sistema de control postural de la silla de ruedas, un cojín con textiles inteligentes que mide presiones y un pantalón corto fabricado también con materiales inteligentes que permiten medir el estado de la piel y aplicar electro estimulación", ha resaltado.

Tanto el cojín como el pantalón emiten información en tiempo real a un sistema informático incorporado en la silla que el usuario controla desde una aplicación en su móvil. Esta aplicación evalúa los datos y es capaz de identificar los riesgos posturales en cada situación.

Cambios de postura

De esta forma, la aplicación podría detectar el tiempo límite de permanencia en una misma posición y, según el contexto, proponer diferentes acciones para prevenir la formación de una úlcera, como cambios en la postura de la silla —respaldo, asiento o reposapiés—, modificar el cojín o directamente aplicar electro estimulación en las zonas de riesgo.

Tal y como ha explicado el director técnico del proyecto, José Laparra, "el resultado de este dispositivo incorporado en la silla de ruedas es el resultado de una investigación llevada a cabo durante dos años".

En primer lugar, recogieron información de pacientes tetrapléjicos en sillas de ruedas sobre sus necesidades y su caracterización antropométrica y fisiológica que inciden negativamente en la aparición de úlceras por presión, para después estudiar y comparar diferentes sistemas de medida para la detección del estado del tejido y embeberlos en textiles inteligentes.

Junto al Instituto de Biomecánica, han participado en el proyecto la empresa danesa Qimova AS, coordinadora de la iniciativa, las pymes BerkelBike (Holanda) y SensingTex (España), así como los centros tecnológicos Instituto de Innovación de Estonia y el Centro Belga de Investigación del Textil (Centexbel).

El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo ha llevado a cabo la validación clínica con pacientes del prototipo y Fundosa Accesibilidad, empresa del grupo Ilunion —anteriormente denominada Vía Libre—, ha contribuido desde la doble visión del equipo de técnicos ortopédicos, caracterizados por su papel prescriptivo y la experiencia en la personalización de estas tecnologías, así como desde la cercanía al colectivo de usuarios de silla de ruedas en la definición del sistema PUMA.

Duración de 27 MESES

El proyecto PUMA está cofinanciado por la Comisión Europea en el VII Programa Marco de investigación 2007-2013, en el programa específico 'Capacidades', en su convocatoria 2012 denominada 'Investigación para el beneficio de las pymes, con una duración total de 27 meses.

Consulta aquí más noticias de Valencia.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/2386040/0/ibv-coordina-tecnicamente-proyecto-europeo-que-previene-ulceras-pacientes-sillas-ruedas/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios