La vivienda colaborativa intenta tomar impulso en España con la crisis económica

La vivienda colaborativa intenta tomar impulso en España con la crisis económica

'Cohousing', vivienda colaborativa
Las viviendas colaborativas de Rocky Hill, en Estados Unidos. (Cohousingblog.com)
  • Impulsan una nueva promoción de 'cohousing' a escasos kilómetros de Vitoria.
  • En el 'cohousing' se comparte lavadora, red wifi, coche y hasta la hipoteca.
  • El principal sector demandante es el colectivo de mayores de 50 años.
  • El colectivo gay que se jubila es el segundo mayor demandante de "cohousing".

Se llama cohousing, que en español se ha traducido como vivienda colaborativa. Es una alternativa a la vivienda convencional; una forma de acceder a una casa sin necesidad de hipotecarse o de depender de un banco y como una alternativa para las personas mayores que no quieren acabar en una residencia. La filosofía es compartir todo, o casi.

Extendido en el norte de Europa, en Dinamarca, el 10% de viviendas funciona asíDentro de las ventajas de este tipo de alojamientos están los gastos, que son más asequibles que los de una vivienda convencional porque sus habitantes comparten equipamientos como la lavadora, la red wifi o incluso el coche y la hipoteca, si la hubiera.

La propiedad de las viviendas es de la cooperativa y sus miembros disfrutan de un uso indefinido de las mismas a través de un derecho de uso. Se trata de un modelo extendido en el norte de Europa.

El cohousing funciona desde hace más de 100 años en los países escandinavos, Alemania, Latinoamérica, Estados Unidos o Gran Bretaña. En Dinamarca, el 10% de las viviendas funciona bajo este modelo.

Proyectos en Euskadi

En España hay varios colectivos que promueven esta iniciativa bajo una cultura del ahorro y de la eficiencia, a través de un acceso a la vivienda no especulativo, en el que su uso y gestión se hace de forma cooperativa. Uno de estos movimientos es el colectivo Cover, que busca cinco familias para impulsar viviendas colaborativas en Maeztu (Álava), a escasos kilómetros de Vitoria.

En julio, Cover pondrá en marcha una plataforma que agrupará a colectivos que quieren implantar este tipo de proyectos en toda España para compartir información y aunar esfuerzos. El caserío de finales del siglo XVIII de Maeztu, que acogerá a un grupo de familias dispuestas a convivir con valores de cohesión social.

Nos apoyamos en la comunidad porque el Estado no protege y el mercado no da oportunidadesRitxar Bacete, promotor de Cover y del proyecto de Maeztu, explica que quieren construir cinco apartamentos de unos 45 metros cuadrados para cada familia en este caserío, así como espacios de uso común más amplios para todos.

Asegura que cada vez hay más gente que se interesa por vivir de esta forma ya que con la crisis, las personas se están dando cuenta de que "necesitan sentirse apoyadas por la comunidad puesto que el Estado no las protege y el mercado no les da oportunidades", subraya.

En Euskadi hay otras iniciativas parecidas como Etxekoop, una comunidad que busca un inmueble para llevar a cabo este proyecto, y en Madrid la asociación Jubilares, que ha conseguido poner en marcha un cohousing después de 12 años y ahora presta apoyo activo a otras futuras comunidades autogestionadas.

Mayores, gays y familias monoparentales

El principal sector demandante de viviendas colaborativas es el colectivo de mayores de 50 años y concretamente gente que ha vivido "con un estándar de vida alto y que no se ve en una residencia", ha apuntado. Precisamente, estas viviendas son el modelo idóneo para compartir cuidados en diferentes etapas de la vida.

Muchos se han dado cuenta de que la propiedad individual se ha convertido en una cárcelEl colectivo gay que se jubila es el segundo mayor demandante de cohousing ya que, en su día, dieron el paso de hacer pública su condición sexual "y no quieren volver al armario al entrar en una residencia", explica Bacete, que ha puesto como ejemplo un proyecto de este tipo en Rivas Vaciamadrid.

Además, las familias monoparentales ven en esta forma de vida una opción para poder conciliar el cuidado de sus hijos con el trabajo. Otra característica del cohousing es que las personas buscan vivir en comunidad y apoyarse mutuamente, para lo que establecen unas reglas de convivencia comunes.

La diferencia con una comuna hippy es que cada familia vive en su vivienda privada y tiene garantizado su espacio personal. La cultura imperante de "la defensa de lo privado" es un freno al avance del cohousing pero cada vez menos porque muchas personas se han dado cuenta de que tener una propiedad individual se ha convertido en "una cárcel" para ellos, opina Bacete.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/1826832/0/cohousing/vivienda-colaborativa/espana/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios