Indianapolis, todas las claves del gran reto de Fernando Alonso en el óvalo americano

Indianapolis, todas las claves del gran reto de Fernando Alonso en el óvalo americano

JuxtaposeJS
McLaren de Fernando Alonso Andretti Autosport
  • El español Raúl Prados, ingeniero de pista de Juan Pablo Montoya en la Indycar, revela los obstáculos a los que se enfrentará Alonso.
  • El tráfico y la puesta a punto del monoplaza pueden ser los mayores quebraderos de cabeza del piloto asturiano.
  • Este fin de semana se disputa la sesión de calificación para las 500 Millas, que arrancan el 28 de mayo.

Cansado de que su McLaren se rompa en cada carrera, Fernando Alonso ha decidido aparcar la Fórmula 1 por unos días para cruzar el Atlántico y disputar el próximo día 28 las 500 Millas de Indianapolis, la carrera más emblemática de Norteamérica.

Con muy poco tiempo para prepararse, pero con un equipo puntero detrás apoyándole, Fernando afronta este fin de semana la sesión de calificación.

El español Raúl Prados, ingeniero de pista del piloto colombiano Juan Pablo Montoya en la Indycar, revela las principales dificultades a las que se enfrentará Alonso en el mítico óvalo estadounidense.

Tráfico

Pilotar rodeado de otros coches es algo que en la Fórmula 1 solo ocurre en las dos o tres primeras curvas de un Gran Premio, pero en Indianapolis es una constante.

"La diferencia más grande que se va a encontrar Alonso es conducir a tanta velocidad y tan cerca de otros coches. En Indianapolis todos están muy, muy juntos y a veces incluso se rozan rueda con rueda", asegura Prados, castellonense de 37 años, que lleva seis viviendo en Estados Unidos y trabajando como ingeniero en la Indycar.

"El Indycar cambia bastante cuando vas al rebufo o cuando te pones delante. Es difícil conseguir un buen balance para ser rápido con y sin tráfico, pero si quieres ganar esta carrera, tienes que serlo en ambas situaciones", subraya.

Puesta a punto

Hacer un buen set-up, es decir, preparar los reglajes del coche para el día de la carrera es otra de las grandes dificultades para un novato.

El ingeniero de pista de Alonso, Eric Bretzman, tiene mucho prestigio en Estados Unidos"El set-up tiene una importancia muchísimo mayor que en la F1. En las 500 Millas hay tenemos semana entera de entrenamientos para hacer la puesta a punto ¡y antiguamente había un mes! Pero con el paso de los años los tiempos se han ido reduciendo", dice Raúl.

Destaca la importancia del equipo de Alonso, Andretti Autosport, para suplir la falta de experiencia del bicampeón español: "Entender qué es lo que necesita el coche puede ser complicado para un rookie, pero Alonso está en un equipo muy competitivo y su ingeniero de pista, Eric Bretzman, tiene mucho prestigio en Estados Unidos. Es un chico que ha trabajado muchos años con Ganassi y ha ganado las 500 Millas con Scott Dixon. Fernando tendrá todo el apoyo para hacerlo bien".

Neumáticos

Se utiliza el mismo compuesto para toda la carrera, no como en Fórmula 1 donde hay tres distintos para un Gran Premio. La gran diferencia es que los neumáticos del Indycar son asimétricos.

"Los del lado derecho son más grandes porque estos coches no llevan diferencial y tienden a irse hacia un lado en las rectas. No debería ser problema para un piloto de la calidad de Fernando".

Esa peculiaridad se debe a que en Indianapolis se gira siempre hacia el mismo lado: "Estos coches están diseñados para que giren hacia la izquierda y si quisieras girar a la derecha tendrías problemas. Las ruedas de la izquierda tienen un ángulo totalmente contrario a las del lado derecho. ¡Si miras el coche parado, parece que ha tenido un accidente!".

Muchos pilotos modifican la dirección de sus volantes para que no esté completamente recto en las rectas: "Unos pilotos tienen preferencia porque esté totalmente recto al salir de la curva y luego cuando van en la recta lo tienen girado hacia la derecha. Hay otros que lo llevan un poco más recto en la recta, cada piloto se lo pone a su gusto y a la trazada que necesita".

Trazadas

Aunque parezca sencillo dar vueltas alrededor de un óvalo, Raúl advierte de que no lo es en absoluto: "Rodar en óvalos requiere de mucha técnica porque hay muchísimas trazadas posibles, unas más rápidas, otras con menos desgaste de neumáticos, en unas te pueden coger el rebufo y en otras no, etc. Hay pilotos que alargan más las rectas, otros giran más temprano. Todo eso lo va a tener que ir aprendiendo Fernando".

Paradas en boxes

"Un problema del que nadie habla es que en los óvalos te acostumbras a dar vueltas a más de 350 km/h y cuando entras al pitlane tienes que ir a 50 km/h. Adaptarse a ese cambio tan brusco de velocidad es muy complicado porque pierdes las referencias y es fácil cometer errores al parar el coche en el lugar adecuado. Es algo que me  han comentado muchos pilotos", cuenta Raúl.

"Cuando llegas al pitstop normalmente la rueda delantera derecha tiene más peso que la izquierda y es fácil bloquear. Son pequeñas cosas que también va a tener que trabajar Fernando", añade.

En Indianapolis los pilotos suelen hacer 6 paradas en boxes (en la Fórmula 1 raramente se superan las 2) para cambiar neumáticos, repostar combustible y ajustar la aerodinámica. Normalmente se para en boxes cuando no hay bandera verde en la pista para perder el mínimo tiempo posible.

Aerodinámica

Para adelantar en Indianapolis todo depende del piloto y del rebufo"El Indycar tiene muy poca carga aerodinámica en los óvalos, menos que un Fórmula 1 en Monza, porque está diseñado para ir muy rápido en las rectas", explica el ingeniero español.

"Si te fijas, los alerones son muy simples, delante no tienen flaps y detrás son muy pequeños". Tampoco existe el DRS, ese alerón móvil que ayuda a adelantar en la Fórmula 1: "Para adelantar en Indianapolis todo depende del piloto y del rebufo. La pericia del piloto marca la diferencia mucho más que en la F1".

Exigencia física

La carrera de las 500 Millas (804 kilómetros) dura más de tres horas, el doble que un Gran Premio de Fórmula 1, y la exigencia física y mental es tremenda para el piloto.

"Mentalmente las 500 Millas son aún más duras que la Fórmula 1 porque hay muchos pitstops", avisa el colombiano Juan Pablo Montoya, que estará asistido por Raúl Prados y que atesora victorias en ambas disciplinas.

Además, llegar en forma a las últimas vueltas es clave, añade Prados: "Son 200 vueltas, pero  las primeras 180 son de preparación, para hacer ajustes de 'downforce', comparar ritmos, estudiar a los rivales, etc. En las últimas 20 vueltas es cuando realmente te juegas la victoria. La carrera se vuelve entonces superagresiva y espectacular, son las vueltas de los gladiadores, donde te juegas la vida por ganar. Muy pocos pilotos tienen la mentalidad necesaria para luchar hasta el final".

Curvas peraltadas

Indianapolis no es un circuito completamente llano, ya que las curvas están peraltadas, aunque Prados matiza que no es una elevación considerable: "Están peraltadas, pero no mucho en comparación con otros óvalos donde competimos. Aquí el ángulo no es muy pronunciado. Y otra peculiaridad respecto a otros óvalos es que en Indianapolis no hay baches".

"En realidad, el circuito de Indianapolis no es un óvalo, sino un rectángulo con cuatro curvas, dos rectas largas y dos rectas pequeñas, llamadas short chutes, que unen las dos curvas cercanas del rectángulo".

El riesgo de pilotar en Indianapolis está en la cercanía de los muros: "La seguridad ha mejorado mucho, pero sí, es una carrera de riesgo. Todos los óvalos son peligrosos porque vas a 380 km/h muy cerca de los muros y de otros coches. No diría que es una carrera peligrosa, pero sí que tiene riesgo".

Opciones de Alonso

El coche que tiene Andretti en Indianapolis es un coche ganador"Creo que Fernando puede ser muy competitivo en Indianapolis", sentencia Prados, que destaca la infraestructura del equipo del asturiano: "Andretti fue el coche de referencia el año pasado y debería de seguir siéndolo este año. He leído comentarios de que no han ganado nada en 11 meses, pero el coche en Indianapolis es tan diferente al coche de otros circuitos que no importa en absoluto que no hayan ganado en todo este tiempo. El coche que tiene Andretti en Indianapolis es un coche ganador. De hecho han ganado dos de las últimas tres ediciones".

"Desde que yo estoy en Estados Unidos, Andretti ha tenido un coche que siempre ha sido muy bueno en las 500 Millas. Además, el equipo que están formando alrededor de Alonso es un equipo de calidad. Y con un piloto como Fernando, yo creo que van a estar delante. No es fácil, pero creo que van a ser competitivos", pronostica Prados.

Principales rivales

Raúl destaca que las 500 Millas es siempre "una carrera impredecible" y que "nunca se sabe quién va a ganar", al contrario que en la Fórmula 1, donde las carreras son, muchas veces, demasiado previsibles.

Así, la lista de potenciales rivales de Fernando Alonso es muy amplia, cuenta el ingeniero castellonense: "Los rivales más duros de Alonso pueden ser Juan Pablo Montoya y el resto de pilotos del equipo Penske: Castroneves, Pagenaud, Newgarden y Power. Dixon es también uno de los favoritos, Tony Kanaan siempre va rápido en los óvalos y Takuma Sato corre este año con Andretti. Yo he sido ingeniero suyo y sé que tiene mucho talento y este año tendrá un coche competitivo. También Carlos Muñoz siempre ha ido rápido. Es una carrera muy abierta".

Lógicamente, Prados espera que gane su pupilo Montoya, pero asegura que también le gustaría ver una victoria de Alonso: "Va a ser una carrera muy chula. Ojalá se jueguen la victoria Fernando y los pilotos de Penske. Yo espero aguarle la fiesta a los españoles y que gane Juan Pablo (risas), pero si no puede ser, que gane Alonso".

Sesión de calificación

Este fin de semana se disputa la sesión de calificación para las 500 Millas, con un formato muy distinto al de un Gran Premio de Fórmula 1. Para empezar, se disputa en dos días, sábado y domingo.

Este sábado, a partir de las 17.00 h y durante casi 7 horas (horario español peninsular), todos los pilotos intentarán clasificarse para el 'Fast 9' y solo los nueve que lo consigan se jugarán la pole el domingo (a partir de las 23.00 horas). Los que se hayan quedado fuera del 'Fast 9' también rodarán el domingo para conformar el resto de la parrilla de salida.

En la calificación de Indianapolis no se toma como referencia el tiempo por vuelta como ocurre en la Fórmula 1, sino la velocidad media durante cuatro vueltas consecutivas, calculada en millas por hora.

CURIOSIDADES DE INDIANAPOLIS

El campeón bebe leche. La tradición la implantó el piloto Louis Meyer, que tras ganar en 1936 acabó sediento y pidió esa bebida. Los pilotos eligen ahora, antes de la carrera, si la quieren entera, desnatada, semidesnatada o sin lactosa.

Hay ladrillos en la meta. En los años 30 se asfaltó el circuito, pero en la meta se dejó una línea del pavimento original de ladrillo. Es tradición que el campeón los bese.

Es el mayor recinto deportivo. Indianapolis es el mayor recinto deportivo del mundo. El año pasado se alcanzó la cifra récord de público con más de 400.000 aficionados.

El trofeo mide 1,62 metros. Se llama Borg-Warner, mide 1,62 m y también pesa lo suyo: 50 kilos. Está fabricado en plata y además de por su tamaño, también destaca por llevar grabados los rostros de los campeones de las 500 Millas. El ganador, no obstante, solo recibe una réplica en miniatura.

'Back Home Again in Indiana'. Esta canción, cuyo título en español significa 'Volver a casa otra vez en Indiana, es la tradicional melodía que suena en el circuito de Indianapolis minutos antes de que arranquen las 500 Millas. Fue compuesta en 1917 y cada año la entona un rostro conocido. Este año la cantará el barítono estadounidense James Cornelison.

"Gentlemen, start your engines!". Es la famosa frase que suena por la megafonía del circuito de Indianapolis antes de que los equipos pongan en marcha los motores de sus monoplazas. Cuando participa alguna piloto femenina, como este año, la frase pasa a ser "Ladies and Gentlemen, start your engines!" (Damas y caballeros, ¡enciendan sus motores!).

Sandwich de cerdo. Lomo de cerdo en pan de hamburguesa, con cebolla, algo verde y salsa. Es bocadillo típico del circuito de Indianapolis y los aficionados lo devoran en las gradas.

Desfile por las calles de Indianapolis. El sábado, un día antes de la carrera, se organiza el 500 Festival Parade, un desfile por las calles de la ciudad de Indianapolis en el que participan los pilotos de las 500 Millas, bandas musicales y mucha parafernalia americana. El centro de la capital del estado de Indiana se cierra totalmente al tráfico.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/deportes/noticia/indianapolis-claves-gran-reto-fernando-alonso-raul-prados-ingeniero-montoya-3034935/0/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR