Una cita con Aída

Una de esas familias humildes y trabajadoras a la que han hecho un aparte en Tele 5 para que coloquen sus bultos y cachivaches. Y qué buena idea ha sido, porque a mí me da que los vamos a tener durante varios años en nuestro barrio catódico. El desparpajo de Carmen Machi (Aída), no exento de ternura; la conciencia social de Pepe Viyuela en contraste con la desfachatez avariciosa de Mariano Peña y las trastadas del Jonathan, unidas a los problemas de una hija adolescente y una abuela tacaña y con ínfulas de grandeza, van a darnos muchas satisfacciones y carcajadas. Tantas que a lo mejor hasta es posible que no echemos en falta 7 vidas. Si lo que se quería era reflejar la vida de uno de los muchos barrios pobres pero dignos, solidarios y valerosos que hay en España, se ha dado en toda la diana.