La saga Crepúsculo: Amanecer - Parte 1

La saga Crepúsculo: Amanecer - Parte 1 - Cartel
Título V.O.:
The Twilight Saga: Breaking Dawn - Part 1
Año de producción:
2011
Distribuidora:
Aurum Producciones
Género:
Drama
Clasificación:
No recomendada menores de 12 años
Estreno:
18 de noviembre de 2011
Director:
Bill Condon
Guión:
Melissa Rosenberg
Música:
Carter Burwell
Fotografía:
Guillermo Navarro
Intérpretes:
Peter Facinelli (Dr. Carlisle Cullen), Michael Sheen (Aro), Kristen Stewart (Bella Swan), Dakota Fanning (Jane), Nikki Reed (Rosalie Hale), Maggie Grace (Irina), Robert Pattinson (Edward Cullen), Kellan Lutz (Emmett Cullen), Lee Pace (Garrett), Taylor Lautner (Jacob Black), Ashley Greene (Alice Cullen), Anna Kendrick (Jessica Stanley), Jackson Rathbone (Jasper Hale), Jamie Campbell Bower (Caius), Gil Birmingham (Billy), Sarah Clarke (Renée)

Fotogramas de la película

Sinopsis

Bella Swan y Edward Cullen han conseguido, por fin, casarse en una ceremonia íntima. Durante su luna de miel en Río de Janeiro, la guapa humana se ha quedado embarazada tras una noche de pasión junto a su flamante marido. Sin embargo, a medida que avanza el embarazo, comienza a notar que la criatura le deja exhausta, que se está alimentando a través de su propia sangre. Mientras Bella empieza a transformarse en vampiro, su hijo corre serio peligro al convertirse en objetivo del clan Vulturis.

"La saga Crepúsculo: Amanecer- parte I" es una historia romántica que continua con las andanzas de Bella Swan y su amado vampiro Edward, y que, en esta cuarta entrega se divide en dos partes, todo ello basado en la saga creada por Stephanie Meyer, que ha tenido una gran acogida mundial y que no tardó en hacerse eco en el mundo de la gran pantalla. El ganador de un Oscar Bill Condon (Dreamgirls) dirige tanto ésta parte como la siguiente de la saga Crepúsculo, siguiendo el guion adaptado de Melissa Rosenberg que ya ha escrito los anteriores libretos que se han llevado al cine.

Kristen Stewart (Amanecer, The Runaways) vuelve a interpretar a Bella Swan, en un mundo donde lo sobrenatural está a la orden del día, en compañía de Robert Pattinson (Agua para elefantes, Eclipse), que vuelve a encarnar al carismático vampiro. No podían faltar en " La saga Crepúsculo: Amanecer- parte I" actores de anteriores entregas como Taylor Lautner (Sin salida (Abduction)), al que todavía podemos ver en las pantallas españolas en la que ejerce de protagonista, la sorprendente Nikki Reed (Eclipse, Siempre hay una primera vez), o Ashley Greene (Luna nueva, El rey de la colina).

Crítica

La sagaCrepúsculono es tanto la odisea de una adolescente en proceso de romántica vampirización cuanto la de un empeño por abrazar el lado oscuro (paradojas de la vida) en paz con Dios, con el espíritu santo y con el código moral de los mormones, congregación religiosa a la que pertenece la autora de las novelas, Stephenie Meyer.La saga Crepúsculo: Amanecer - Parte 1es el penúltimo acto del panfleto, y más que nunca ese panfletismo se quita la máscara arrastrando la coartada narrativa a un discreto segundo plano.

La cuarta entrega de la franquicia es, antes que nada, un agresivo alegato antiabortista; Bella está en estado pero su bebé es un vampirillo y su cuerpo no está preparado para dar a luz a semejante bestia. En consecuencia, desoyendo las súplicas y consejos de todos, la prota de la saga decide llegar hasta el final, dispuesta a morir en el empeño, a través de un vía crucis grotesco, para que la criatura venga al mundo, caiga quien caiga. La conclusión es sólo una: a Meyer se le fue la mano, y mucho; "La saga Crepúsculo: Amanecer - Parte 1" rezuma un moralismo fundamentalista muy censurable habida cuenta de cuál es el público al que va dirigida la propaganda. Tan censurable y proselitista como para que el desaguisado cinematográfico que la sujeta pase discretamente desapercibido.

Pero no debe, porque más allá de los enconados esfuerzos del producto de llevar a Bella virgen y monógama al altar, venciendo todas y cada una de las tentaciones, con la conciencia limpia por no haber interrumpido su embarazo e ingresando en una secta, la de los chupasangre, que le confiere un estado de ser superior.

Es decir, más allá de lo restrictamente obvio, la gruesa metáfora mormónica, el nuevo episodio es la prueba fehaciente de que la franquicia tocó techo (manda narices) con la primera entrega, y que todo lo demás es un cuesta abajo sin freno ni paracaídas. "La saga Crepúsculo: Amanecer - Parte 1" es una de las comedias involuntarias del año;Bill Condonse afana en fruncir el ceño, pero es precisamente esa forzada seriedad con ínfulas filosóficas lo que mueve a risa, inevitablemente.

Pattinson, Lautner y Stewart son actores del montón, pero el tamaño del desaguisado es tal a estas alturas que ya no es justo cargarles a ellos el muerto; a ver quién es el guapo que lidia con semejante dramaturgia, con tan terrible batería de diálogos, manteniendo firmemente la compostura. La única noticia buena es que queda una y esto se acaba. Va tocando, porque más allá de los gruesos defectos cinematográficos de las cuatro películas, el mensaje comienza a adquirir tintes cada vez más y más siniestros.

Últimas películas del director Bill Condon
Últimas películas del género Drama