Red de mentiras

Red de mentiras - Cartel
Título V.O.:
Body of lies
Año de producción:
2008
Distribuidora:
Columbia Tristar Home Video
Género:
Thriller
Clasificación:
Pendiente por calificar
Estreno:
7 de noviembre de 2008
Director:
Ridley Scott
Guión:
William Monahan
Música:
Marc Streitenfeld
Fotografía:
Alexander Witt
Intérpretes:
Russell Crowe (Ed Hoffman), Leonardo DiCaprio (Roger Ferris), Mark Strong (Hani), Vince Colosimo (Skip), Alon Aboutbol (Al-Saleem), Ali Suliman (Omar Sadiki), Simon McBurney (Garland), Oscar Isaac (Bassam), Michael Gaston (Holiday), Golshifteh Farahani (Aisha), Mehdi Nebbou (Nizar)

Fotogramas de la película

Sinopsis

Tras ser herido en Irak, el ex periodista Roger Ferris se ha convertido en uno de los mejores agentes de la CIA. Su última misión le lleva a perseguir a un líder de Al Qaeda en Jordania, un peligroso enemigo que pretende atacar Estados Unidos. Cuando llega a Amman, Ferris debe colaborar con la inteligencia jordana, pero a medida que se adentre en ambientes turbios, dudará de todos los que le prestan su confianza, incluido su mayor apoyo en la CIA, el manipulador jefe del operativo Ed Hoffman.

Es sin duda uno de los grandes estrenos cinematográficos de la temporada y una de las cintas que más suenan para los Oscar. "Red de mentiras" supone el reencuentro de Ridley Scott con el thriller después del éxito de "American Gangster". Basada en la novela homónima de David Ignacius, columnista de The Washington Post, la película cuenta con una acción trepidante y un guión enrevesado, pero bien construido, que sigue a espías y terroristas en Oriente Medio. De esta forma, Ridley Scott se adentra en una actualidad dramática y real, más allá de los viajes en el tiempo que le llevaron a filmar "Gladiator", "El reino de los cielos" o, incluso, "Black Hawk derribado".

Buena parte de la expectación que ha levantado la película se debe a sus dos protagonistas. Leonardo DiCaprio vuelve a demostrar que ha crecido y que ha dejado de ser un sex symbol para afrontar papeles más serios del tipo de los de "Diamante de sangre" o la oscarizada "Infiltrados". Por su parte, Russell Crowe se ha convertido en uno de los actores preferidos de Ridley Scott, protagonizando algunos de sus éxitos más sonados como "Un buen año" o "Gladiator". Junto a estos dos pesos pesados, destacan los nombres de Carice van Houten (El libro negro), Mark Strong (Babylon) y Ali Suliman (La sombra del reino).

Crítica

A Hollywood no le salen las cuentas con la guerra de Irak y aledaños. Primero la industria esperó a que las heridas traumáticas del 11-S hubieran empezado a cicatrizar porque, decían, el pueblo no estaba maduro para enfrentarse a sus fantasmas. Luego empezó a estarlo pero o biense había pasado el arroz o bien en vedad al ciudadano de a pie le resbala olímpicamente el sentido de la corriente en lo que a la historia de su país atañe. Fracaso uno detrás de otro. Por supuesto las apuestas off Hollywood han surcado las carteleras a la velocidad de la luz. Más preocupante es lo de "En el valle de Elah", "Leones por corderos", "La guerra de Charlie Wilson", "La sombra del reino" o "Expediente Anward", todas ellas bien armadas de super repartos y todas ellas, en el mejor de los casos, una decepción financiera y, en el peor, un monumental batacazo.

"Red de mentiras" es, de todas las visitas mainstream al mundo medioriental post 11 S, la más coherente consigo misma, la más vendible y la menos descaradamente ingenua en su discurso-rapapolvo al sistema. Empaquetada más, y ese es su gran acierto, como una película de acción ubicada en el infierno terrorista del quinto pino integrista, y no al revés (su discurso político es un pretexto para entretener y no a la inversa), "Red de mentiras", como la mayoría de sus antecesoras no se muerde la lengua. Pone a caer de un burro, faltaría más, a los matarifes islamistas, sus deleznables estrategias y su demencial perorata ideológica, pero se despacha a gusto también con la dubitativa y errática política de guerra sucia adoptada en las calles de Oriente Medio por las cloacas del estado norteamericano, que quiere resultados pero que no tiene paciencia para lograrlos sin evitar masacres y ridículos de espanto. Ridley Scott propone así un paseo intenso y muy movido a la primera línea del frente de la guerra contra el ejército invisible ejecutada no por los marines que miran al cielo sin saber quién tira la bomba ni de dónde viene, sino por los soldados de la CIA, los agentes de los servicios secretos que conspiran en la sombra para minar al enemigo desde su misma base en lo que supone, a todas luces, la aceptación del imperio americano de la guerra de guerrillas impuesta por la estrategia del fundamentalismo terrorista.

En ese sentido "Red de mentiras" refleja las contradicciones insalvables de un gigante que dirige las operaciones de represión y contraataque con sofisticadísimos artilugios satelitares mientras, en el fondo, se confía desesperado al buen hacer de lo guerrilleros de la Agencia Central de Inteligencia. La película de Scott se mira con agrado y se deshecha a toda pastilla una vez las luces se encienden, pero no tiene más objetivo y empeño que ése: arrastrar al espectador durante un par de horas a rebufo de un thriller de acción y espías exótico y de alto voltaje sociopolítico sin sermones ni monsergas melodramáticas.

Al buen funcionamiento del artefacto contribuyen, y no poco, las intachables prestaciones de un DiCaprio rocoso como de costumbre y un enorme Mark Strong, que es el otro vértice del vis a vis por culpa de la desangelada composición de un Russell Crowe fuera del tiesto. Ellos dos son los mejores socios de un Ridley Scott que se reencuentra con la mejor versión de sí mismo en, eso sí, una película menor y de perfil bajo y que enfila, gracias a dios al fin, una inercia ascendente apuntalada por la solvencia no memorable de "American Gangster" y este "Red de mentiras".

Últimas películas del director Ridley Scott
Últimas películas del género Thriller