Guardando las apariencias

Guardando las apariencias - Cartel
Título V.O.
:
Saving face
Año de producción:
2005
Distribuidora:
Sony Pictures
Género:
Drama
Clasificación:
Pendiente por calificar
Estreno:
23 de diciembre de 2005
Director:
Alice Wu
Guión:
Alice Wu
Música:
Anton Sanko
Fotografía:
Harlan Bosmajian
Intérpretes:
Joan Chen, Michelle Krusiek, Lynn Chen, Jessica Hecht, Ato Essandoh, David Shih, Brian Yang, Nathaniel Geng, Mao Zhao

Fotogramas de la película

Sinopsis

Wil es una joven neoyorquina de origen chino que se ve obligada a vivir dos vidas paralelas: por un lado, es una hija perfecta dispuesta a coquetear con los ricos jóvenes que su madre viuda le presenta, y por otro es una independiente cirujana que mantiene una relación afectiva con Vivian, una bailarina. La situación se vuelve aún más compleja cuando la madre de Wil aparece embarazada en casa de su hija. Juntas tratan de guardar las apariencias en el seno de la conservadora comunidad chino-americana, para evitar hacer saltar por los aires todo un mundo de tabúes. En el reparto de este largometraje estadounidense destacan la directora y actriz Joan Chen (Entre El cielo y la tierra, Más allá del odio), en el papel de madre, Michelle Krusiec (La maldición, Papá canguro), como Wil, y Lynn Chen (Little Manhattan), que da vida al personaje de Vivian. La directora de la película es Alice Wu, dedicada hasta ahora a la dirección de cortos, pero que con "Guardando las apariencias" comienza su aparentementefructífera futura carrera con los largos. Al afamado actor Will Smith (Los hombres de negro) le gustó tanto el mensaje que Alice Wu quería transmitir en el film, que decidió participar en la producción.

Crítica

La idea de "salvar la cara" (del título original "Saving Face") es un concepto cultural muy arraigado en todos los niveles de la sociedad china. Esa idea de no ponerse en evidencia, no exponerse a las críticas de los demás, mantener la compostura en cualquier circunstancia y que el honor u orgullo no sufran merma por alguna interpretación incorrecta del correspondiente papel, como ciudadano, padre, hijo o profesional del ramo que sea es muy china. Perder la cara es una de las humillaciones más flagrantes que puede padecer un chino, y sobre ese concepto bascula el debut en la dirección de Alice Wu con un acercamiento cómplice a la diáspora chino-americana y no tanto a los problemas de integración, como a la propia dinámica conflictiva derivada de una observancia estricta de las tradiciones ancestrales en una modernidad empeñada en entrar en conflicto con tan arraigados dogmas que se hace especialmente patente en el caso de los chinos de la diáspora, mucho más permeables a la aculturación, a la ruptura de los vínculos endogámicos y, en definitiva, al cuestionamiento de las raíces modélicas de una cultura que aún hoy acusa rémoras a la hora de abrirse al mundo. Wu concentra la caracterización del conflicto en una familia de clase media representada en tres generaciones. La primera extranjera perpetua en el exilio, chino-parlante y agarrada a los principios motrices de la cultura tradicional china, la segunda, en un limbo de indecisión con un pie en cada mundo, más cerca de las raíces que de las ramas, y la tercera, que apenas chapurrea el mandarín, que jamás ha pisado China y que mira sus raíces con recelo y la hostilidad del que las siente como una rémora en su devenir diario en un país extranjero, que lo es menos que el de sus ancestros. Wu no tiene claro si busca una comedia bufa, paródica y folclórica, y es que hay pasajes de la cinta que entroncan más con modelos folclórico-festivos tipo Mi gran boda griega, o si por contra apuesta decididamente por una comedia reflexiva, etnográfica y meramente costumbrista en la estela del Ang Lee de El banquete de boda. Guardando las apariencias seduce el doble cuando ejerce de lo segundo que cuando se reblandece para confraternizar con los estereotipos sobrealimentados que anidan en el inconsciente colectivo del espectador norteamericano medio. Es cuando Wu quiere ser complaciente con la imagen distorsionada imperante de la comunidad china para dar carnaza al público, cuando la cinta se descompone y pierde gas, pero la asunción progresiva de una perspectiva racional y culturalista, va metiendo Guardando las apariencias en el terreno de la comedia amable con visos de ejercicio de sociología ligerito pero incisivo. La homosexualidad, la maternidad a destiempo, el matrimonio improcedente y demás lugares comunes del cine de diáspora sitúan a Wu a años luz de Ang Lee, pero cimientan un escape con vidilla más allá de las sonrisas y lágrimas y sientan las bases de un currículum, el de Wu, por escribirpero que pinta bien si corrige algunos vicios prestados.

Últimas películas del género Drama
Sin comentarios
Suscribirse por RSS

Escribir comentario o corrección

3000 caracteres pendientes

Introduce el número de la imagen (Código de verificación para prevenir envios automáticos).

Código seguridad

Normas para comentar en 20minutos.es
  • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Por favor, céntrate en el tema.
  • Normas y protección de datos