El aeropuerto de Ciudad Real

Es uno de los aeródromos más modernos de Europa, pero nadie aterriza en su pista. 500 millones de euros de inversión tirados a la basura. Y la OTAN no lo quiere. Ahora han presentado un ERE que afectará a la totalidad de los trabajadores del aeródromo. La construcción de un aeropuerto tan moderno en mitad del campo castellano ya era un disparate, teniendo en cuenta que Ciudad Real tiene 75.000 habitantes y no hay infraestructuras adecuadas.

Por ello no sorprende que casi ninguna aerolínea aterrice en su pista (la más larga de Europa con 4 kilómetros), y las que lo hacen, como Ryanair, es con subvenciones públicas. Ahora echan a los pocos trabajadores que continúan en el aeropuerto. O sea, que alguien se ha embolsado ese dinero y que la inversión que se ha realizado en ese aeropuerto ha sido simplemente una ocasión para que algunos políticos o empresarios se queden con subvenciones tras la desviación de fondos públicos. Un ejemplo más que muestra que en la burbuja inmobiliaria, tan manida por muchos, ha sido una fuente de ingresos para gentes de todo partido y condición. Y mientras tanto, los trabajadores, que no tienen nada que ver en estos tejemanejes, son los que las sufren.