A una persona muy especial

Al ser alguien muy especial, tu nombre era bello y poco común, Celestina.

Llegaste a mi vida, llenándola de incontables sentimientos: cariño, ternura, admiración. Viéndote luchar contra el zarpazo de esa terrible enfermedad que es el alzheimer, aprendí a ser un poco más fuerte ¡qué gran lección me diste!

De ser una desconocida, pasaste a ser de mi familia, fuiste mi amiga, o esa hermana que no tuve. Te fuiste en silencio, casi de puntillas, a ejercer de ángel. Hablaremos contigo, te contaremos nuestras penas y alegrías, te pediremos consejo. Te queremos, Celes.

Siempre estarás con nosotros.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios