Se lo merece Edurne Pasaban

Para que no haya suspicacias, empezaré diciendo que no soy seguidora de ningún equipo de fútbol. He leído que se va a proponer a Pep Guardiola para el premio Príncipe de Asturias del Deporte que, creo, se fallará el 2 septiembre, lo cual me ha parecido inaudito. Este señor no estaba en activo hasta que, esta temporada, el Barcelona le ha fichado como entrenador del primer equipo y, ahora, porque se les ha dado bien la temporada haciendo un doblete (y posible triplete), le proponen para el citado premio, si hubieran querido premiar la trayectoria de este señor le podían haber propuesto años atrás pero no, lo hacen ahora porque ha conseguido "mucho" este año.

 

Basta ya de ensalzar al fútbol

¿Y qué es conseguir mucho en el fútbol? ¿Que te ensalcen hoy y mañana ya no se acuerden de ti? Hace 2 años Ronaldinho era un dios, todos le veneraban y ahora está en el más puro de los ostracismos. El año pasado le tocó a Messi y, bueno, ahí está hasta que dentro de 2 años no se acuerde nadie de él, este año han querido endiosar también a Iniesta pero se han dado cuenta que se pasaban tres pueblos, pero todos quedan eclipsados por el Sr. Guardiola que es ahora el dios de los dioses del fútbol. Como supongo seguirá el año que viene, a ver si consigue tanto como este, bien es sabido que el mundo del fútbol es de altibajos constantes por eso mi sorpresa al proponerle para el premio.

No señores, el Principe de Asturias del Deporte se lo merece Edurne Pasaban que ha coronado su duodécimo ochomil en Kanchengjunga, que le costó muchísimo subir pero, mucho más, le costó bajar (hasta ella misma ha declarado que pensaba que era el fin), que está recuperándose (parece ser que bien) en un hospital de los principios de congelación que tiene. Ella se merece ese premio por haber escalado 8.000 metros 12 veces (junto con una austríaca y una italiana) y no el Sr.Guardiola que, aunque este año ha subido al Barcelona a las alturas, no creo que su carrera en activo fuera tan destacada cuando no se le propuso en su día, además no olvidemos ciertos aspectos turbios que hubo. Basta ya de ensalzar al fútbol y a sus componentes en detrimento de gente que verdaderamente se lo merece.