Inventos maravillosos

Hay un invento maravilloso que mi comunidad de propietarios ha instalado, la TDT, para que uno pueda ver 22 canales de televisión. Haciendo zapping, me permite pasar en un segundo de una programación a otra para buscar algo a mi gusto.

Bueno, pues lo hago y no encuentro casi nada que valga la pena en ninguna cadena. Es más, me encuentro películas, series, concursos, etc., en los que no hay más que violencia, asesinatos, drogas, violaciones, persecuciones, noticias de corrupción de mayores, de menores, acusaciones de mentiras en los artistas, unos a otros. ¡Un espectáculo!
¿Qué pretendemos? ¿Eso es «educación para la ciudadanía»? ¿Es que son libres de poner en la televisión las porquerías que quieran?

Otros inventos maravillosos son Internet y los móviles. Con el primero, pregunto a personas de 40 años para arriba y muchos no lo tienen, pero los chicos jóvenes «navegan» al buen tuntún por mares procelosos en los que no saben nunca qué tempestad se van a encontrar; y que conste que yo desarrollo mi trabajo a través de Internet, soy un autónomo que trabaja en casa.

En cuanto a los móviles, el descontrol es apocalíptico: llamadas de una acera a otra de la calle, mensajes sms que destrozan la lengua castellana, y hacen que los grandes capitales se vayan pasando de la construcción a las empresas de telefonía por la cuantía enorme de su facturación y beneficios.

En fin, las grandes superficies están también llenas de inventos maravillosos que arruinan el bolsillo de los consumidores. Aquí paz... y después gloria.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios